4 formas de incorporar el aprendizaje personalizado en el aula

4 formas de incorporar el aprendizaje personalizado en el aula

La personalización del aprendizaje está presente en distintas propuestas pedagógicas. Conoce cuatro modelos de implementación de esta metodología.

Según el psicólogo, educador y catedrático español César Coll, “personalizar el aprendizaje significa dar voz a los aprendices sobre lo que aprenden”. Su incorporación en el aula no solo supone ofrecer una enseñanza individualizada, sino además, y sobre todo, supone que el alumno le dé un valor personal y un sentido a lo que aprende. Es decir, que el aprendizaje conecte con la historia personal del alumno, su presente o su futuro.

Coll, que es un especialista en el tema, también advierte que la personalización del aprendizaje no significa que los alumnos van decir lo que quieren estudiar. Pero sí que los maestros deberían escucharlos sobre lo que quieren saber y por qué, así como ayudarlos a construir sus propios intereses.

“En el marco de la sociedad de la información y de la nueva ecología del aprendizaje, lo que está en discusión no es si hay que avanzar hacia la personalización del aprendizaje, sino cómo hacerlo”, consideró Coll en su anterior visita a México, en el marco del 10º SIEI, organizado por Fundación SM.

  1. De acuerdo al perfil del estudiante. Las escuelas que siguen este modelo mantienen un registro actualizado sobre las fortalezas, necesidades, motivaciones, progreso y metas individuales de cada alumno. Estos perfiles se actualizan de manera frecuente, lo que permite a los maestros tomar decisiones que impacten de manera positiva el aprendizaje del estudiante. Este perfil también puede brindar herramientas a los padres, maestros o al propio estudiante para cambiar de rumbo en el caso de que no presente progresos.
  2. Rutas de aprendizaje personalizadas. Este método permite que los estudiantes trabajen habilidades diferentes y a diferentes ritmos. No obstante, los maestros deben supervisar y apoyar de cerca a cada alumno, para que ninguno se atrase en alguna asignatura. Trazar rutas personalizadas de aprendizaje de acuerdo a las motivaciones, progreso y metas de cada alumno, es posible, por ejemplo, con el Aprendizaje Basado en Proyectos.
  3. De acuerdo al progreso basado en competencias. Las escuelas que siguen este modelo evalúan a los estudiantes continuamente para supervisar su progreso hacia ciertas metas específicas. El sistema especifica previamente lo que los estudiantes necesitan dominar y ellos tendrán distintas oportunidades de demostrar sus habilidades, valores y/o conocimientos. Por ejemplo, un estudiante podría trabajar con un maestro para mostrar ciertas habilidades matemáticas o hacer prácticas en un establecimiento comercial. El énfasis no está en aprobar o reprobar un examen, sino en aprender continuamente y tener muchas oportunidades para demostrar el conocimiento.
  4. Ambientes de aprendizaje flexibles. Este modelo ajusta el entorno en donde el estudiante aprende, basado en cómo aprende mejor. Eso incluye cosas como el aspecto físico del aula, cómo se estructura el día escolar y cómo se asignan los maestros. Este tipo de acciones diseñadas pueden facilitar que las necesidades del estudiante remodelen el entorno de aprendizaje.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.