El museo, epicentro del I Festival de Literatura Infantil

El museo, epicentro del I Festival de Literatura Infantil
Con tres invitados especiales, uno de ellos internacional, el programa irá hasta este jueves 16 de agosto.Desde este martes 14 y hasta este jueves 16 de agosto se desarrolla en el museo del Oro Quimbaya el I Festival de Literatura Infantil, que cuenta con la participación de tres invitados especiales: Pep Bruno de España, Jairo Buitrago y Martha Iannini D’Orsonville de Colombia.

La actividad cultural y académica está liderada por el Banco de la República, con el apoyo de Comfenalco Quindío, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf y la Fundación para el Desarrollo de la Primera Infancia, Fundali.

Bajo el lema ‘Palabras que transforman la infancia’, se desarrollarán diferentes conversaciones y talleres con invitados expertos en literatura para niños, acerca de temas como el lenguaje de los libros ilustrados, la narración con imágenes y la mediación de la lectura para niños y jóvenes.

Desde este martes se está realizando en Armenia el I Festival de Literatura Infantil. Cuéntenos un poco al respecto.

Es un evento de tres días teórico y práctico. Para empezar, la inauguración estuvo a cargo de Jairo Buitrago, quien dictó una conferencia y en la tarde se realizaron talleres en torno a la práctica pedagógica en la infancia y el lugar de los maestros como mediadores de lectura.

Para nosotros en Fundali, el Banco de la República y los otros socios de la iniciativa, la literatura es parte fundamental en el proceso de desarrollo de un ser humano y de los niños para generar equilibrio armónico, encontrarse asimismo y al otro para acompañar ese ser. La literatura es hermosa porque nos anima a estar solos y con otros.

Son tres días de programación, ¿qué hay este miércoles y jueves en agenda?

Este miércoles 15 de agosto vamos a estar conversando con las personas en el marco de un taller denominado ‘Pensando con la infancia’, desde el quehacer de un maestro y de los adultos que acompañan a crecer a los niños en esta sociedad, la cual necesita mirar de otra manera a los más chicos para generar transformaciones y legar un mundo distinto a ellos. En la tarde habrá otra serie de capacitaciones que serán simultáneas.

Para el jueves estará Pep Bruno, un maravilloso ilustrador y escritor versátil, dedicado a la mediación de la lectura de niños y sobre todo en jóvenes. El jueves tendremos un conversatorio con los escritores invitados. Habrá otras actividades alrededor de las palabras, con poemas, performance y más.

 

¿Cuál es su participación en el evento?

Por un lado formo parte de Fundali y por otro, voy a dar la charla ‘Pensando en la infancia’ que nos convoca a nuestro quehacer y el sentido de la fundación.

Así como los libros nos hablan a través de sus historias, los niños con sus dibujos nos expresan sus emociones, ¿qué nos puede decir sobre el tema?

La ilustración básicamente es otro lenguaje, uno que nos proporciona lo que no podemos decir con las palabras. El problema es que como en todas las cosas hay desequilibrios, hay sicólogos que ponen a dibujar a menores de edad para interpretar sus trastornos, pero en la primera infancia no se trata de eso, a no ser que haya una gran alteración y creo que los padres no son los llamados a eso.

Pero la ilustración sí nos permite conocer algunas situaciones de los pequeños, cuando ellos nos dicen “mira, yo digo que aquí esto…” y uno comienza a preguntarle, ven pero y ese dibujo qué pasó y ellos tienen una razón por la cual lo hicieron y otras veces la razón es sentir el placer de dibujar lo que llega a la cabeza y lo que les impacta de la vida, referirse y demostrar lo que les significa su estadía, estar con mamá o papá. Decirle adiós a una mascota…

Un consejo para que los padres le lleven a sus hijos el libro adecuado para ellos, más allá del gusto particular del adulto.

Si están expuestos desde muy pequeños a los libros, ellos van desarrollando un gusto lector muy fino. Si el texto es para leerlo con los niños, este debe ser para ellos, más allá del gusto del papá para ‘didactizar’ alguna cosa que se quiere con los pequeños. No lo que está pasando con el comercio con los libros categorizados ‘de 2 a 4 años’, ‘4 a 6…’, no pueden meter a los lectores en eso, un buen texto a un buen lector siempre le dirá cosas, no importa la edad que tenga.

Claro, hay obras que con cuya ilustración narran cosas más allá de las palabras para los chicos, pero es dejarse acompañar de ellos, uno puede hacerles sugerencias, pero muchas veces ellos son los que las hacen. Los maestros también pueden propiciar que los menores se inclinen por ciertos textos, y si hay uno que lean y relean es porque este les sigue diciendo en su foro interno algo.

 

¿Cuál es la invitación a las personas del Quindío, para que se interesen más por la lectura?

Invitarlos a todos y decirles que en el museo hay una biblioteca que los está esperando, a miles de lectores de todas las edades y que podamos hacer un ejercicio juicioso, acompañado y amoroso con los niños que tenemos en nuestra sociedad y la región para que seamos mejores seres humanos con ellos y ellos con nosotros.


Fuente: Lily Dayana Restrepo
cronicadelquindio.com

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.