Spread the love

El gobierno abandona a los artistas , técnicos, trabajadores del arte, la cultura y la creatividad.

Tras la coyuntura sanitaria mundial actual, varios gobiernos han establecido normas de excepción como limitar la libre movilidad de sus ciudadanas y ciudadanos. Entendemos que dichas acciones implican decisiones difíciles como cuarentenas y cierres de establecimientos públicos, acciones perjudiciales para muchos y, especialmente, para los artistas, técnicos y trabajadores de la industrias cultural y creativa. Preguntamos: ¿qué propone el Estado Colombiano para mitigar la precaria situación laboral de los trabajadores del arte y la cultura? Claramente, la situación se ahonda con la actual emergencia pero en la base se trata de una situación apremiante ya que padecemos fenómenos como la intermitencia laboral o la falta de apoyo institucional para adquirir estímulos reales o capitales semilla que respalden nuestras iniciativas de emprendedurismo (para usar el lenguaje de la Economía Naranja, programa bandera de ésta administración) y que nos obliga a recurrir a otras fuentes de ingreso propias de la economía informal.

Desde hace años se han creado organizaciones sindicales y mesas de análisis para la defensa de los derechos de los y las artistas y trabajadores de la cultura. Sin embargo, existe una indiferencia histórica de muchos gobiernos para responder a este llamado. En Colombia, se implementa la Economía Naranja para estimular el emprendimiento creativo, la cual debería complementarse con políticas que garanticen los derechos económicos, laborales y sociales de los artistas y trabajadores de la cultura, como salud, educación, vivienda, alimentación, pensión y recreación. Ante la pandemia y pensando en el futuro, el Estado debe proteger la cadena productiva y laboral de la cultura, servicio esencial para el alma y el goce de la ciudadanía.

 

El caso es que hoy en esta emergencia sanitaria, los artistas y trabajadores de la cultura, deben encerrarse en sus casas y ver cómo su economía se desmorona por no poder ejercer su labores diarias. El Coronavirus evidencia un problema histórico acentuado gobierno tras gobierno. En Colombia ser artista, docente de arte, gestor, creativo, técnico, trabajador de las artes y la cultura en general, significa ser un cuentapropista y sobreviviente del día a día. La mayoría de trabajadores del arte y la cultura que hemos dedicado nuestra vida a la música, el teatro, el cine y los audiovisuales, las artes plásticas, la literatura, la danza, el circo, la actuación y la gestión artística, nos encontramos desprotegidos.

 

Hoy como Mesa Amplia por el Arte y la Cultura, movimiento civil conformado por varias asociaciones y sindicatos de artistas y técnicos de todas las áreas y del país, en correspondencia con el derecho laboral, reclamamos al gobierno nacional una pronta respuesta a nuestras necesidades económicas, las cuales no son solo consecuencias de la actual crisis sanitaria. Somos un gremio que le ha dado reconocimiento internacional al país, que aporta ideas a la industria del turismo y el patrimonio cultural, y que contribuye al desarrollo del país en temas de derechos humanos, pedagógicos e intelectuales. Y aún así, no tenemos condiciones dignas como trabajadores y ciudadanos sujetos de derechos.

Ante la actual emergencia sanitaria mundial, mientras todos los países del mundo tienen un plan de contingencia para el apoyo a sus artistas, preguntamos: ¿qué hará gobierno de Iván Duque para dignificar la labor de los trabajadores y trabajadoras del arte y la cultura Colombia? El gobierno de Alemania ha incluído la cultura como bien de primera necesidad, destinando millones de recursos para su rescate financiero, para el sostenimiento de los teatros, las mipymes, los trabajadores y técnicos afectados por la cuarentena. Además de impulsar y promover las creaciones culturales nacionales y su difusión por los medios y por las redes sociales.

Ante la crisis sanitaria provocada por el COVID-19, la Mesa Amplia por el Arte y Cultura de Colombia (MAAC), exige al gobierno de Iván Duque tomar medidas económicas para que se proteja a los trabajadores informales del sector de arte y cultura, más allá de la coyuntura sanitaria que sobrepasa la vida nacional. Demandamos resolver una problemática histórica que no tiene otro nombre que ABANDONO ESTATAL. La Organización Mundial del Trabajo (OIT) publicó el pasado 18 de marzo un documento llamado COVID-19 y el mundo del trabajo: Consecuencias y respuestas[1].

 

Con base en este documento y en la experiencia de otros países proponemos:

1) Destinar recursos públicos para la puesta en marcha de beneficios temporales dedesempleo, subsidios salariales y subsidios de asistencia y protección social.

2) Inyección de recursos y desgravación fiscal para pequeñas y medianasempresas (MIPYME).

3) Desgravación de tasa impositiva para respaldar la continuidad del funcionamiento de las empresas y la prestación de servicios de los trabajadores independientes.

4) Recortes temporales al impuesto sobre la nómina y exenciones para empresas que fomenten esquemas de retención de empleo.

La crisis actual, no puede ser excusa para continuar con la política de desprotección del sector y sus trabajadores. La cultura es un derecho que implica obligaciones del Estado.

Mesa Amplia por el Arte y la Cultura – mesaculturaartecolombia@gmail.com

Asociación Colombiana de Actores ACA, El Paro Suena, Unidad Nacional de Artistas UNA, Asociación de Trabajadores de la Industria Audiovisual ACTV, ALADOS Asociación Colombiana de Documentalistas, Coalición de Trabajadores de la Cultura CTC, Mesa Nacional de Circo, Círculo Colombiano de Artistas CICA, Artistas FARC, Asociación Internacional de Films Animados – Asifa capítulo Colombia, Corporación para la Reincorporación y la Reconciliación, Corpo-Reconciliación, Mesa de Teatro Caribe.

Por jischal

A %d blogueros les gusta esto: