Liliana Angulo nueva directora del Museo Nacional de Colombia

Liliana Angulo, quien asumirá el cargo de directora del Museo Nacional de Colombia, ha sido designada tras la solicitud de renuncia del anterior director, William López, por parte del ministro de las Culturas, las Artes y los Saberes, Juan David Correa. Este cambio marca el inicio de un proceso de transformación administrativa dentro de esta institución adscrita al mencionado ministerio.

Angulo es una reconocida artista plástica con especialización en escultura de la Universidad Nacional de Colombia y maestría en artes de la Universidad de Illinois, Chicago. Su trayectoria incluye roles como investigadora, educadora, gestora y curadora, además de su participación en colectivos dedicados a las causas del pueblo afrocolombiano.

Entre los desafíos que enfrentará en su nuevo cargo se encuentran la mejora de las infraestructuras museísticas, así como importantes cambios administrativos y curatoriales para asegurar que los museos desempeñen un papel destacado en los cambios sociales.

A pesar de estos cambios, el Museo Nacional y los museos regionales continúan operando con normalidad, garantizando sus servicios a la ciudadanía. Se espera que en la primera semana de abril se finalice el proceso licitatorio para la contratación del personal necesario para llevar a cabo los proyectos misionales del Museo Nacional de Colombia.

https://twitter.com/jdcorreau/status/1774566121191952847
El Museo Nacional de Colombia, como la principal institución museológica del país, cumple un papel esencial en la gestión del patrimonio cultural y en la garantía del derecho de los colombianos a participar en la representación de su nación. Además, lidera el sector museístico nacional, orientando políticas y fortaleciendo la gestión en todo el país.

Liliana Angulo Cortés, la nueva directora del Museo Nacional, ha desarrollado una amplia carrera que incluye su labor como artista plástica, educadora y promotora del arte afrocolombiano comunitario. Ha ocupado diversos roles en instituciones educativas y culturales, así como en colectivos artísticos, demostrando su compromiso con la promoción y difusión del arte y la cultura.

 

El Arte Afrocolombiano: Expresión Cultural y Resistencia

Desde tiempos inmemoriales, el arte ha sido un vehículo fundamental para la expresión de identidades, la transmisión de historias y la resistencia frente a la opresión. En Colombia, el arte afrodescendiente emerge como una poderosa manifestación de la rica diversidad cultural del país y como un testimonio vivo de la lucha de las comunidades afrocolombianas por el reconocimiento y la justicia.

Historia y Contexto

La historia del arte afrocolombiano está profundamente entrelazada con la historia misma del país. Desde la época de la colonización, los africanos esclavizados aportaron no solo con su fuerza de trabajo, sino también con sus tradiciones culturales, creencias religiosas y formas de expresión artística. A pesar de las condiciones adversas impuestas por el sistema esclavista, estas comunidades encontraron formas de preservar y transmitir sus prácticas culturales, dando origen a una rica y diversa herencia artística que perdura hasta nuestros días.

Durante siglos, el arte afrocolombiano estuvo marginado y relegado a los márgenes de la sociedad dominante. Sin embargo, a medida que el movimiento afrocolombiano ha ganado visibilidad y ha luchado por sus derechos, el arte afrodescendiente ha emergido como una herramienta poderosa de resistencia y empoderamiento.

Manifestaciones Artísticas

El arte afrocolombiano abarca una amplia gama de manifestaciones, que van desde la música y la danza hasta la pintura, la escultura y la artesanía. Cada una de estas expresiones refleja la diversidad cultural y la riqueza de las tradiciones afrocolombianas, así como las experiencias históricas y contemporáneas de las comunidades negras en Colombia.

La música afrocolombiana, por ejemplo, es una fusión de ritmos africanos, indígenas y europeos, que se manifiesta en géneros como el currulao, el bullerengue, el porro y la champeta. Estos ritmos, cargados de energía y vitalidad, son una celebración de la vida y la resistencia, así como una forma de afirmar la identidad cultural afrocolombiana en un país donde la discriminación racial sigue siendo una realidad palpable.

La danza afrocolombiana, por su parte, es una expresión de alegría y vitalidad que combina movimientos fluidos y sensuales con ritmos frenéticos y enérgicos. Bailes como el mapalé, la cumbia y el sanjuanero son parte integral de las celebraciones y festividades afrocolombianas, y constituyen una forma de conexión con las raíces ancestrales y la comunidad.

En el ámbito de las artes plásticas, el arte afrocolombiano se manifiesta a través de una variedad de estilos y técnicas que van desde la pintura al óleo y la acuarela hasta la escultura en madera y la cerámica. Artistas como Francisco Zúñiga, Pedro Nel Gómez y Manuel Zapata Olivella han dejado un legado duradero en el arte afrocolombiano, utilizando su talento y creatividad para explorar temas como la identidad, la historia y la espiritualidad afrocolombianas.

Resistencia y Transformación Social

Más allá de su valor estético, el arte afrocolombiano desempeña un papel fundamental en la lucha por la justicia social y la igualdad racial. A través de su trabajo, los artistas afrocolombianos cuestionan las narrativas dominantes sobre la identidad y la historia del país, y promueven una visión más inclusiva y diversa de la sociedad colombiana.

El arte afrocolombiano también es una herramienta poderosa para la construcción de comunidad y la afirmación de la identidad cultural. En un país donde la discriminación racial y la exclusión persisten, el arte afrocolombiano proporciona un espacio seguro y acogedor para que las comunidades afrodescendientes se reúnan, celebren sus raíces y compartan sus experiencias.

Además, el arte afrocolombiano contribuye al desarrollo económico y social de las comunidades negras en Colombia, proporcionando oportunidades de empleo y generación de ingresos a través de la producción y comercialización de obras de arte y artesanías. Al apoyar a los artistas y artesanos afrocolombianos, se promueve el desarrollo sostenible y se fortalece el tejido social de las comunidades negras en todo el país.

Desafíos y Oportunidades

A pesar de los avances logrados en las últimas décadas, el arte afrocolombiano sigue enfrentando una serie de desafíos, incluida la falta de reconocimiento y apoyo institucional, la discriminación racial y la marginalización económica y social. Para superar estos desafíos, es fundamental que el Estado colombiano y la sociedad en su conjunto reconozcan el valor y la importancia del arte afrocolombiano, y apoyen activamente a los artistas y comunidades afrodescendientes en su lucha por la igualdad y la justicia.

Al mismo tiempo, el arte afrocolombiano también presenta importantes oportunidades para el futuro, tanto en términos de desarrollo cultural y económico como de construcción de una sociedad más inclusiva y equitativa. Al invertir en el arte afrocolombiano y promover su difusión y apreciación, Colombia puede aprovechar plenamente el potencial creativo y cultural de sus comunidades afrodescendientes, y construir un futuro más justo y próspero para todos sus ciudadanos.

Loading

Comparte

Editor

Entrada siguiente

Abrazar la memoria y la no repetición del conflicto armado: invitación de la Unidad para las Víctimas al país en una nueva conmemoración del 9 de abril

Mar Abr 2 , 2024
Bogotá D.C., 2 de abril de 2024 Más de dos millones de jóvenes del país, en 8.000 […]
MinCiencias y la CEPAL, en sinergia por ciencia, innovación y tecnologías para el desarrollo productivo

Puede que te guste