Mayo del 68: Los Sueños que no se Cumplieron

 

En el vasto tejido de la historia, algunos momentos se erigen como faros de esperanza, prometiendo cambios profundos y transformaciones sociales. Mayo de 1968 fue uno de esos momentos, un instante suspendido en el tiempo donde los sueños de una generación chocaron contra las duras realidades del status quo. Inspirados por un mundo en ebullición y por la promesa de un mañana mejor, muchos alzaron la voz y marcharon con la certeza de que estaban a punto de presenciar una metamorfosis.  Sin embargo, como lamentablemente ilustra la película The Dreamers (titulada Soñadores)  dirigida por el cineasta de Bernardo Bertolucci, aquellos sueños no se materializaron.

 

 

 

En el contexto de aquel mayo tumultuoso, las aspiraciones de una sociedad en transición chocaron contra las murallas de la inercia y la resistencia al cambio. Las calles bullían con la energía de la juventud rebelde, con consignas enarboladas y sueños de justicia social. Sin embargo, las estructuras de poder, arraigadas en el conservadurismo y el temor al desconocido, se mantuvieron firmes.

Las imágenes de «Dreamers» nos transportan de nuevo a aquellos días de efervescencia, donde los rostros jóvenes reflejaban la pasión por un futuro más justo y equitativo. Pero la película también nos confronta con la crudeza de la realidad, mostrándonos cómo aquel fervor se desvaneció en la bruma del tiempo, dejando tras de sí un amargo sabor de oportunidades perdidas.

 

«El cambio no le llegó a los museos, como no le llegó a la educación, a la cultura, a la ciencia. Justo los ejes del cambio».

 

Los líderes de la contracultura, los poetas de la revolución, fueron silenciados o absorbidos por el sistema que tanto combatían. Las barricadas que se levantaron en París no fueron suficientes para derribar las barreras que separaban el mundo antiguo del nuevo.

Quizás la lección más dolorosa que podemos extraer de aquel mayo del 68 es que el cambio no es un destino inevitable, sino un viaje arduo y plagado de obstáculos. Los sueños pueden encender la chispa de la esperanza, pero son las acciones sostenidas en el tiempo las que verdaderamente transforman el mundo. Como nos recuerda «Dreamers», la lucha por un mañana mejor es una maratón, no un sprint.

En última instancia, mayo del 68 quedó grabado en la memoria colectiva como un recordatorio de las fuerzas que se oponen al progreso, pero también como un llamado a la perseverancia y la resistencia. Los sueños pueden haber sido postergados, pero mientras haya quienes se nieguen a resignarse a un presente injusto, siempre existirá la posibilidad de que algún día, esos sueños se conviertan en realidad.

 

Loading

Comparte

Editor

Entrada siguiente

Colombia asume la Presidencia de la CEPAL y Promueve la Ciencia, Tecnología e Innovación en América Latina y el Caribe

Vie Abr 12 , 2024
El pasado 4 y 5 de abril, en la IV Conferencia de Ciencia, Tecnología e Innovación organizada […]

Puede que te guste