Zagajewski Premio Princesa de Asturias 2017

Zagajewski Premio Princesa de Asturias 2017

Premio Princesa de Asturias 2017 | Adam Zagajewski:“La poesía no está de moda. La política está de moda. La moda está de moda. Las bicicletas y los patinetes están de moda, los maratones y los medio maratones y la marcha nórdica están de moda”.


Zagajewski defiende el alma particular frente a los que “solo quieren hablar de comunidad y política”


En una ceremonia marcadamente política, el poeta Adam Zagajewski, Premio Princesa de las Letras 2017, ha abierto una escapatoria para las preocupaciones humanas. “En el mundo actual todos quieren hablar sólo de la comunidad y de política, y es cierto que esto es importante”, ha explicado en su discurso. “Pero también existe el alma particular con sus preocupaciones, con su alegría, con sus rituales, con su esperanza, su fe, su deslumbramiento que, a veces, experimentamos”.Zagajewski ha señalado que España era, en su infancia, un país legendario “de Don Quijote, de caballeros y princesas” y ahora “una de los pilares de la Unión Europea”. El autor polaco ha agradecido el premio en una intervención con otro eje: la progresiva desaparición de la poesía como núcleo central de la cultura.

“La poesía no está de moda. La política está de moda. La moda está de moda. Las bicicletas y los patinetes están de moda, los maratones y los medio maratones y la marcha nórdica están de moda”, ha enumerado tras lamentar la progresiva desaparición del público en festivales de poesía.

“No está de moda detenerse en medio de un prado primaveral ni la reflexión. La falta de movimiento es nociva para la salud, nos dicen los médicos. Un momento de reflexión es peligroso para la salud, hay que correr, hay que escapar de uno mismo”, ha dicho sobre la velocidad de la actualidad.
La dualidad del mundo

Su accidentada biografía (nació en Lwów, entonces Polonia y ahora Ucrania, y creció bajo el régimen comunista) se ha filtrado al recordar que Ovidio “escribió sus más bellos poemas en el exilio”, como el que el propio Zagajewski inició en 1975 cuando se instaló en París. Ovidio –dice el premiado- “no entendía la lengua local, y sólo cuando miraba la ilimitable superficie del agua, las oscuras olas le recordaban el color del mar Tirreno”.

“El deber de los poetas es no estar callados” Adam Zagajewski

Y ha recordado como su juventud comprometida en Polonia, en “una época de tormenta e ímpetu”, viró hacia el descubrimiento de una poesía más pura. “Descubrimos la dualidad del mundo, por una parte, la imaginación; por otra, la obstinada realidad de una mañana de noviembre cuando ya han caído las hojas de los árboles. Durante mucho tiempo, no sabía qué era más importante, lo que existe o lo que no existe”.

Su respuesta al dilema fue asumirlo todo. “Necesité muchos años para entender que hay que tener en consideración ambas caras de este dualismo desigual, puesto que vivimos en una ambivalencia eterna, no podemos olvidarnos del sufrimiento de la gente y de los animales, del mal, que es mucho más tenaz y astuto que los sueños que perseguimos”.

Y ha rescatado ese compromiso con una acusación dirigida al gobierno ultraconservador de Polonia : “Los que hoy defienden la religión a veces acuden a técnicas sociopolíticas detestables: la religión con excesiva frecuencia se asocia con la extrema derecha”.

Antes, Zagajewski ha recordado el discurso que Leonard Cohen pronunció en Oviedo en 2011 para explicar qué es la poesía. “La poesía es, de entre las artes, la menos técnica, no surge del taller, o de la teoría, no surge de la ciencia (aunque, añadamos, tener una formación no perjudica a nadie, ni tan siquiera a un poeta), sino que surge de la emoción de la mente y el corazón que no se puede ni prever ni planear”.

 

Fuente: rtve.es

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.