Cinemateca de Bogotá, el nuevo centro para las artes audiovisuales

Fuente: radionacional.co

Por: Richard Hernández


La Cinemateca Distrital ha sido un punto de encuentro para los amantes del séptimo arte, gracias a su variada programación, convocatorias, foros, seminarios y talleres. Asimismo, por los festivales nacionales e internacionales que pasan por su pantalla y por su biblioteca especializada.

Desde su fundación en 1971, la Cinemateca ha tenido dos sedes: la sala Oriol Rangel del Planetario y la del Teatro Jorge Eliécer Gaitán, cuyo vestíbulo tuvo que ser habilitado en 1976, por el arquitecto Jacques Mosseri.

La primera muestra de la Cinemateca Distrital se presentó en octubre de 1971, con una programación diversa de la cinematografía de la época: directores del cine clásico francés, la edad de oro de la comedia americana, expresionismo alemán, la obra de Charles Chaplin y documentales, entre otras manifestaciones.

En junio próximo, la Cinemateca inaugurará su nuevo edificio el cual tendrá un área de 8 mil 500 metros cuadrados y estará ubicado cerca de la glorieta de la Carrera 3a. entre Calles 19 y 20.

Conversamos con Paula Villegas, directora de la Cinemateca de Bogotá y gerente de Artes Audiovisuales de Idartes, sobre lo que será este nuevo espacio para la entidad.

¿Cómo se está llevando a cabo el traslado a la nueva Cinemateca, en especial con la biblioteca y el archivo audiovisual?

Estamos haciendo un proceso muy juicioso de empacar de acuerdo a la catalogación. El diseño del empaque fue realizado por Juan Carlos González, coordinador de la Biblioteca Especializada en Cine y Medios Audiovisuales, BECMA, quien seleccionó las colecciones que se van primero.

Hay que tener en cuenta que son más 50 mil unidades de información que incluyen libros, revistas, archivos y colecciones audiovisuales en formatos digitales y magnéticos entre otros soportes.

Yo creo que en la tercera semana de mayo estaremos terminando el traslado de la biblioteca. Respecto a nuestra colección filmográfica, todo el fondo de películas colombianas se fue para la Fundación Patrimonio Fílmico y por ahora se va a quedar allá.

Sin embargo, como estamos desarrollando el proyecto de Archivo Vivo y Memoria en la nueva Cinemateca, que es un proyecto de tener un archivo que esté en uso, bien sea para la investigación, la digitalización, exhibición o creación; podemos traer de la Fundación Patrimonio Fílmico esos fragmentos que se necesiten para esos casos.

¿Quiénes fueron los ganadores de la propuesta del prediseño de la nueva Cinemateca?

Fue un colectivo caleño llamado 720, que lleva muchos años trabajando en proyectos arquitectónicos a través de convocatorias públicas.

Su propuesta consistió en que la nueva Cinemateca fuera un centro cultural para las artes fílmicas y desde el principio se estaba planteando que no solamente fuera un lugar de exhibición, sino también un lugar donde se dan diferentes momentos de la cadena de lo audiovisual.

Entonces hay espacios de creación, de exhibición, de investigación para que la Cinemateca sea un gran laboratorio de las artes audiovisuales.

¿Con este nuevo escenario cuáles son los retos y proyectos que se tienen pensados?

La Cinemateca viene con toda una historia y toda una trayectoria  en desarrollo de proyectos en el campo específico de las artes audiovisuales.

Con la llegada de Idartes, la Cinemateca es la Gerencia de las Artes Audiovisuales, que no solamente significa gestionar una infraestructura sino fomentar todas las dimensiones: la investigación, la apropiación, la formación y la circulación alrededor a un campo artístico que son las artes audiovisuales.

En este cambio de una nueva infraestructura, tenemos básicamente dos retos: uno es la expansión del campo que tiene que ver más con la circulación, porque hemos estado de acuerdo al espacio que tenemos una exhibición y circulación más de obras cinematográficas, que el campo expandido del audiovisual que ese es un campo que aborda la televisión, las series web y las plataformas de circulación de contenidos audiovisuales.

Sí tenemos el reto de ampliar nuestro trabajo hacia las artes audiovisuales viéndolas de una forma más amplia.

El otro reto es que se vuelva un centro cultural para la ciudad, es una Cinemateca que va a responder en su programación, a cosas que tradicionalmente responde la Cinemateca, como es la circulación de cinematografías del mundo, pero también es necesario que este centro se comporte como un punto de encuentro para la ciudadanía y esto significa también diversificar la oferta.

Vamos a seguir haciendo nuestra programación: continúan los ciclos emblemáticos como el Ciclo Rosa, la Muestra Afro, continúa Cicla, que es la cita con el cine latinoamericano, los estrenos colombianos, que vamos a potenciar. También continúa la franja infantil.

Vamos a fomentar más las retrospectivas, ahora que tenemos un espacio de archivo también en exhibición vamos a tener un poco más de exhibición de restaurados, películas que hacen parte de la memoria colectiva.

Seguimos trabajando en el territorio, o sea  que seguimos haciendo Cinemateca Rodante, Pelis por Bogotá y continuamos con el proyecto de salas asociadas.

La BECMA (Biblioteca Especializada en Cine y Medios Audiovisuales), es uno de los espacios que se transforman radicalmente por eso vamos a promover mucho el acceso a nuestros acervos bibliográficos iconográficos, a tener un club de lectura, a que sea un espacio donde los ciudadanos y los investigadores especializados puedan llegar a hacer su consulta o simplemente a usarlo como un espacio de trabajo alrededor la investigación audiovisual.

Tenemos un espacio que para nosotros es una novedad que es el ecosistema de creación digital, donde estamos desarrollando un proyecto de creación y experimentación, que es un lugar que nos llama a la interdisciplinariedad y a expandir el campo audiovisual hacia a otros tipos de práctica, como la creación inmersiva y de animación.

Entonces se recoge lo que veníamos haciendo en términos de formación para la creación, formación de públicos, con proyectos como la Cátedra Cinemateca,

La programación continúa siendo uno de nuestros fuertes y nuestros pilares, pero se amplía hacia el campo de las artes audiovisuales.

Y con la llegada de nuevos espacios tenemos la oportunidad de generar la articulación de las artes audiovisuales con otros campos interdisciplinarios, como la danza y el teatro, como de ir cruzando unas fronteras de cómo lo Audiovisual se relaciona con otras artes.

Foto: Cortesía Juan Santacruz - Idartes.Foto: Cortesía Juan Santacruz – Idartes.

¿Cuéntenos cómo está estructurado el nuevo edificio?

La nueva Cinemateca tiene tres niveles y un sótano de parqueaderos. El nivel superior cuenta con tres salas de cine, una principal con capacidad para 272 personas, en la que se proyectarán películas en formato de 35 milímetros y digital.

Las otras dos salas están diseñadas  para 75 asistentes, en las que la programación incluirá películas nacionales e internacionales. También en ese nivel habrá una sala multifuncional, que está dispuesta para 100 personas y tendrá usos para el encuentro de las distintas áreas artísticas.

Otros de los espacios que se destacan en la nueva Cinemateca es la Mediateca, la biblioteca especializada en cine y nuevos medios; así como la sala de consulta para los jóvenes entre los 9 y 15 años, en la cual se realizarán talleres de creación y aplicación de ideas e investigación.

Sala especializada para la consulta de archivos y colecciones, bóvedas, un amplio espacio para la creación, conformado por un taller de sonido, aulas de edición, salón audiovisual, taller de la imagen para la realización de rodajes, y el desarrollo de proyectos fotográficos y sonoros; tendrá el nuevo escenario.

Además, contará con un punto de información, dos aulas múltiples, salón para la primera infancia para niños entre los 0 y 5 años, que busca el desarrollo de actividades de exploración con imagen y sonido. Una sala de exposiciones, taquilla, un restaurante, confitería y una tienda.

¿Cómo hacer para quitar ese mito que la Cinemateca es un lugar solo para gente especializada en cine?

Ese es otro de los retos dejar de ser percibidos como un lugar especializado y yo creo que en ese sentido sí se van a notar cambios en la programación, pero evidentemente nos interesa que la programación de la cinemateca sí permita un acceso a contenidos que no se ven en otros lugares de la ciudad.

¿Qué va a pasar con la Cinemateca antigua?

Este espacio vuelve al Teatro Jorge Eliecer Gaitán como una sala alterna donde va a haber una oferta diferente que va a integrar varias artes. Puede que en algún momento tengamos alguna proyección de temas audiovisuales, pero todo va a estar gestionado por el teatro alrededor de la sensibilización transversal en las artes en la ciudad.

¿Y sobre el cambio de nombre a Cinemateca de Bogotá?

Cinemateca Distrital en el contexto cinematográfico colombiano se identifica muy bien, pero siempre que estamos tratando de posicionar la Cinemateca a nivel nacional o internacional, siempre le queda faltando la información de dónde es.

Entonces para poderla visibilizarla en un lugar, necesitamos ponerle el nombre y por eso hemos decidido ponerle que sea la Cinemateca de Bogotá.

También lo que está pasando es que anteriormente distrito solo había uno, pero hoy en día hay otros distritos en el país.  Además, también están surgiendo otras cinematecas.

Nosotros de todas formas sabemos que la Cinemateca tiene  una tradición y una recordación, pero también sabemos que por su  trayectoria, aunque esté apalancada en Bogotá, es una ciudad donde  está una representación importante de la producción cinematográfica nacional.

¿El precio de las boletas va a cambiar?

La tarifa sí va a subir, pero vamos a tener el descuento para estudiantes y adulto mayor. Vamos a tener algunas formas de fidelización con la Cinemateca, como la tarjeta de la Cinemateca para los que tengan una tarjeta durante algún tiempo la tarifa también sea reducida. Sí va a subir la tarifa individualmente, pero vamos a encontrar mecanismos para que podamos generar acceso.

¿Qué opina del cine que se está realizando en el país?

Yo creo que estamos en un momento especial por el aumento de la producción.

Lo que se ha generado con la trayectoria de las dos leyes de cine, de la 814 a la 1556, es un momento emocionante para todos los que estamos en el sector cinematográfico y en las artes audiovisuales.

Esta reglamentación ha impactado no solamente la creación cinematográfica sino también la creación para plataformas, que tengamos producciones para Netflix, para HBO, para televisión internacional y nacional, es muy importante.

También nos está permitiendo ver diferentes formas de producción y diferentes historias que llegan a las pantallas. Yo creo que venimos en un momento en que las historias que contamos tienen una forma de hacerse muy particular.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.