Mujeres que bailan por la paz

Mujeres que bailan por la paz

En la ciudad de Bonn, la obra de danza teatro “Pueblos de la esperanza” se propone honrar la participación de las mujeres en los Acuerdos de Paz de Colombia.

Alida es su nombre. Alida Mestizo, para más datos. Fue combatiente de las FARC, como tantas otras mujeres en Colombia. Y como tantas otras, hace tiempo que aboga por la paz en su país. Alida eligió la paz. Y como ella, muchas otras voluntades. Tantas, que en 2016 Colombia pudo alcanzar los ansiados Acuerdos de Paz tras más de medio siglo de enfrentamiento armado.

Pero llegar hasta allí no fue fácil. Mucho menos para las mujeres “que en los conflictos son las que más sufren, junto con los niños”, dice a DW Constanza Paetau, directora del Centro Internacional de Mujeres de Bonn.

Las mujeres en los Acuerdos de Paz

Con todo, las mujeres tuvieron un rol decisivo en los Acuerdos de Paz en Colombia. E incluso histórico, ya que lograron que se conformara una Subcomisión de Género en las negociaciones de paz: un hecho único en el mundo.

 

“Queremos ser pactantes y no pactadas”, era la consigna que las movilizaba.

 

“Se ha demostrado que la participación de las mujeres crea pactos de paz más duraderos. Y que las comunidades confían más en las misiones de paz en las que hay mujeres. Son ellas quienes reconstruyen el tejido social”, sostiene Paetau.

“Sin embargo, al principio no estaban incluidas en las conversaciones de paz”, indica Paetau, nacida en Bogotá. “Y esto, a pesar de la resolución “Mujeres, Paz y Seguridad” de Naciones Unidas del año 2000, que recomienda expresamente su inclusión”, completa.

 

Colombia en Alemania

Por todas estas razones, nació en Alemania la iniciativa “Pueblos de la esperanza”. “Para visibilizar el trabajo de las mujeres en el proceso de paz en Colombia”, en palabras de sus organizadoras.

Y persiguiendo el lema tomado de la ONG colombiana “Ruta Pacífica de las Mujeres”: “Nosotras, mujeres, no queremos ni guerra que nos mate, ni paz que nos someta”.

 

Así pues, el objetivo fue plasmar estas ideas sobre el escenario. “Tomamos a Colombia como ejemplo y como inspiración para el mundo entero. El país ha logrado un paso muy grande después de tantos años de guerra”, sostiene Bibiana Jiménez, bailarina y coreógrafa nacida en Barranquilla.

La danza, idioma universal

“Pueblos de la esperanza” es una obra de danza teatro, escrita y dirigida por Bibiana Jiménez: “Una invitación danzada a la construcción de una cultura de paz”, según su propia definición.

En escena están 14 mujeres de diferentes países, y en ellas, todas las mujeres del planeta que edifican la paz.

“Que no es la ausencia de guerra, sino la posibilidad de vivir sin violencia”, aclara Paetau, directora del proyecto. “Porque el enemigo no es el gobierno ni las FARC, sino la guerra y la desigualdad”, agrega.

De la destrucción provocada por la guerra a la construcción promovida por la solidaridad. De la incertidumbre a las certezas. De la devastación y el miedo, al proyecto y la confianza.

“Pueblos de la esperanza” no deja indiferente. Incluso el público es invitado a participar en la construcción de la paz, sobre el escenario y fuera de él.

“Porque la paz se construye día a día, allí donde uno esté”, afirma Paetau.

Alida Mestizo, ex combatiente de las FARC, bien lo sabe. Ella escribió este “Poema a Jeremy”:

“Naciste cuando se hacía

un alto en el camino con la guerra.

Eres para mí el sello de la paz.

Cuando llegaste a mi vida

decidí luchar con más ahínco

para que al lado de todos los niños,

tuvieras un futuro de paz.

Sin estruendos de ráfagas,

ni bombas, ni tiros de fusil.

Quiero que los estruendos

que escuches,

sean los truenos del cielo anunciando la lluvia.

Y las ráfagas, sean de alegría en tus cumpleaños.

Y los tiros, sean de juegos

con las canicas de vidrio en los corredores de la casa.”

“Pueblos de la esperanza” se presenta los días 30 y 31 de octubre y 1° de noviembre en el Teatro Marabu de la ciudad de Bonn.


 

Fuente: dw.com

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás ninguno.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.