Augsburger Puppenkiste: 70 años del teatro de marionetas más famoso de Alemania

Augsburger Puppenkiste: 70 años del teatro de marionetas más famoso de Alemania

Casi todo el mundo en Alemania, conoce el Augsburger Puppenkiste, especialmente por las producciones televisivas de los años sesenta. Sin embargo, ¿el teatro de marionetas también tiene un futuro?

 


Fuente: dw.com


 

“¿Qué hacemos? Maniobramos un trozo de madera”. Así es como Klaus Marschall, el director de Augsburger Puppenkiste, describió una vez su trabajo en una entrevista en Bayerischer Rundfunk. Las piezas de madera son las marionetas con las que ha encandilado al público durante siete décadas.

Hace 70 años, el 26 de febrero de 1948, casi tres años después del final de la Segunda Guerra Mundial, se abrió el telón del teatro Augsburger Puppenkiste por primera vez. Se mostró el cuento de ‘El gato con botas’ en un antiguo hospital, que la ciudad de Augsburgo proporcionó al fundador de Augsburger Puppenkiste, Walter Oehmichen.

Augsburger Puppenkiste Walter Oehmichen (ullstein bild - Bethke) El creador de las marionetas: Walter Oehmichen.

En este edificio sigue existiendo el teatro de marionetas, que ahora ya está en manos de la tercera generación familiar. Cada año, alrededor de 90.000 espectadores asisten a las aproximadamente 420 representaciones, con una asistencia que alcanza el 95 por ciento. Sin embargo, “sin el sector público no seríamos viables”, lamenta Klaus Marschall, nieto del fundador Walter Oehmichen.

El salto a la fama

El Augsburger Puppenkiste debe su fama a una coincidencia: a comienzos de la década de 1950, Hanns Farenburg, el gerente de difusión de la predecesora de la cadena alemana ARD, NWDR, estaba buscando contenido para un programa para niños en el nuevo medio televisivo. Tras ver un anuncio publicitario de los títeres para la Asociación de Agricultores Farenburg contrató al teatro.

Oehmichen empacó sus marionetas, condujo hasta Hamburgo y salió al aire solo unas semanas después del inicio del noticiero ‘Tagesschau’. El 21 de enero de 1953, tuvo lugar la obra de títeres de ‘Pedro y el lobo’, un espectáculo de Punch y Judy, con una cámara delante de ellos (la televisión era tan fácil al principio).

Sin embargo, esto no duró mucho tiempo, ya que una de las primeras grandes producciones fue la ‘Familia Moomin’. Para el pequeño teatro filmar significaba centrarse exclusivamente en la televisión, así que se cerró durante dos meses.

Augsburger Puppenkiste Studio Aufnahme (ullstein bild - Bethke) “La familia Moomin”, rodaje del Augsburger Puppenkiste 1961.

La cooperación con la televisión valió la pena con la producción de éxitos que incluyen ‘Bill Bo’, ‘El ladrón Hotzenplotz’, ‘El pequeño rey Kalle Wirsch’, ‘Urmel del hielo’ y sobre todo ‘Jim Knopf y Luke, el conductor de la locomotora’. A principios de la década de 1960, Michael Ende llevó el libro al escenario de títeres por primera vez, y en 1976 se creó el famoso remake en color. Generaciones enteras crecieron desde entonces con la tijereta de ‘Una isla con dos montañas’. Sin embargo, las estrellas de televisión solo se veían en televisión, nunca en Augsburgo.

Urmel Puppe marionette (picture alliance/dpa/S. Puchner) El popular ‘Urmel desde el hielo’.

Hasta la década de 1990, las repeticiones no se podían imaginar sin los programas de la ARD y más tarde también con el canal infantil. Pero entonces se acabó. Solo unos pocos espectáculos de Augsburgo se emiten todavía por televisión, particularmente en canales temáticos. Por ejemplo, el canal infantil pronto se dio cuenta de que los títeres son simplemente demasiado lentos para los niños de hoy.

Camino hacia el futuro

El buen teatro de marionetas es como un buen libro, estimula la imaginación, asegura Klaus Marschall. “El público tiene que involucrarse en la historia y luego los personajes comienzan a vivir en ella”. Está convencido de que a pesar de la televisión, los teléfonos móviles e internet, jugar con figuras de madera no ha perdido su fascinación. Sin embargo, también subraya que “nuestra conciencia está disminuyendo, sobretodo entre los más jóvenes”.

Deutschland | Augsburg nimmt Kasperl-Ampel in Betrieb (picture-alliance/dpa/S. Puchner) Klaus Marschall, nieto del fundador.

Para cambiar eso, el director de teatro con sus 16 empleados en el equipo de titiriteros ha construido un nuevo punto de apoyo. En las Navidades de 2016 y 2017, han sacado una obra de teatro y una película en los cines. “Eso significa que podemos llegar a tantos espectadores de una sola vez como lo hacemos con la etapa de marionetas durante todo el año”, dice Marschall. Asimismo, habrá otra película de Navidad en 2018: una puesta en escena de la historia de Navidad de Charles Dickens para el Puppenbühne.

Además, se planea otro proyecto gigantesco para el otoño. Augsburger Puppenkiste quiere escenificar el ‘Anillo del Nibelungo’ de Wagner en dos horas. En Augsburgo, no se descansa, al contrario. El legado de Walter Oehmichen y su esposa Rose también debería mantenerse vivo en el futuro para que los ojos del público (de los niños y los adultos) sigan brillando.

Autora: Petra Lambeck (J.A.G./VT)

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.