- Bogotá - Latinoamérica

buscar

 

 

 

LA DESVERGÜENZA DEL “CíNICO”

Por: Alejandro Jiménez-Schröder

 

Aunque Vallejo siempre me ha parecido un personaje infortunado para la literatura colombiana por razones netamente literarias, ahora sus declaraciones en la FILBO, colman una copa que hace años viene rebosante. En plena época pre electoral, sus apuntes políticos se convierten en ruido mediático, que exaltan el estado de barbaridad en que nos encontramos.

Por elogiar, solo tendría que decir que es un maestro de los disfraces, de su aparente "cinismo, de una irreverencia, y de una "crítica" social que ha logrado cautivar a los desesperanzados de la sociedad. ¿Pero a cambio de qué?
La Solución no será la Guerra

Siendo un maestro en retórica y argumentación Vallejo logra que las personas se identifiquen en apariencia con sus palabras (como dice el refrán, divide y reinaras). Crítica por aquí, critica allá...que la iglesia esto, que el estado otro. (Un trasnochado sentido de "justicia") Que haría pensar que sus ideas son de un librepensador con ideas trasgresoras, una bitácora de transformación de la sociedad para vivir mejor (Pues todos quieren eso, así como la paz….la pregunta, siempre será ¿cuál es el camino a transitar?

Pero cuidado, que detrás de toda esa crítica viene el puñal. ¿O acaso, a donde crees que apuntan sus ideas sino a reforzar un sistema con ideologías de ultra derecha? No es raro entonces, que el escritor de putas y sicarios, el que hizo apología a los victimarios, e visibilizó a las víctimas, salga diciendo que el expresidente Uribe, ha sido el mejor presidente de Colombia. ¿Otra de sus provocaciones? Seguramente a ello acudirán sus defensores al decir que no se comprende el doble sentido, y la ironía del autor. He escuchado a MUCHAS personas decir "Fernando Vallejo... es un gran humanista, ambientalista o un pensador de izquierda"

Entreverado en su discurso aparece una ideología que hay que ver. No solo en sus afirmaciones, sino en los silencios un escritor habla. El omitir cosas, citar unas cosas, y evadir otras, hace parte de la magia del escritor al crear sofismas, ilusiones; pero al final, su postura siempre será evidente si propugna por mantener un status quo, o propiciar cambios de fondo.
Así, luego de leerle y escucharle, no es de extrañar que para Vallejo, el gran presidente sea el máximo jefe paramilitar, el asesino de defensores de DDHH, principal responsable de los mal llamados “falsos positivos” y las interceptaciones ilegales.

El "gran" presidente que en 8 años destruyo la institucionalidad, y la legitimidad del estado colombiano. El presidente cuya corrupción fue titular cada día, y con sus políticas de gobierno terminó de sepultar el agro, la cultura y la educación, por citar solo algunos de los logros de su gobierno. [Pero nada de eso lo mencionó, basto con decir con que Santos era un traidor, y daba mermelada a todo el mundo]

¡¡Ah pueblo ignorante, y le aplaudes!! Que vergüenza... Quisiera creer que los aplausos son pregrabados, pero lastimosamente hay que reconocer que la ignorancia política en es quizás el más agudo de sus males, del cual ni intelectuales ni académicos escapan.

Tal vez sea propio recordar como en las obras de Shakespeare el bufón del rey era el único personaje que podía burlarse de todos, sin perder la cabeza. Decía “verdades” a medias, y mentiras completas que al final entre crítica y burla, hacían que el poder del rey continuara. [El títere que para perpetua el statu quo].

 


 

 

 

 

 

 

VER BASES DEL PRIMER CERTAMEN INTERNACIONAL DE POESíA MARGENES AZULES

El que no tiene sueños, no vive.

Existe simplemente

 

 

Entrevistas

 

 

 

MONSIEUR PERINé

DE LAS COSAS QUE SOÑABAN CUANDO ERAN NIÑOS…

 

 


 

 

 

 


 

 

Pisar Marte ¿Ficción vuelta realidad o ficción siempre en construcción?

 

Por:  William Armando Vargas Ordóñez

 

Leer

 

Pasa un carro con datos

por: Valeria Badano

Leer

 

 

 

 

funlazuli

 

 

 

 

literatura