Lapislázuli Periódico - Cuando lo sueñes, se hará realidad



Y entonces...

Por: José Alejandro Hernández


Qué tantas palabras pueden definir la vida. Cuántas palabras pueden expresar la muerte.

Hace 14 millones de años, un pedazo de materia desconocida, inerte, eterna: estalló. Y en ese inmenso gran salto dio origen al tiempo y al espacio, y claro está... a este confuso sentimiento neuronal que hoy conocemos como la vida.

Pero este conocimiento intrépido, esta historia dominada, este génesis sin dios ni paraíso, es a la larga, realmente inútil. Inútil porque aunque el big bang representa la capacidad del ser humano de reconocerse y conocerse a si mismo y a su entorno gracias a su volátil imaginación, su eterna curiosidad y creciente inteligencia, a la larga nos deja sumidos en un océano de preguntas decadentes, descoloridas como el degrade más exiguo, pero a la vez estridentes y resonantes en el eco de nuestra propia ignorancia.

Sabemos tanto de nosotros mismos, pero estamos tan lejos de obtener una respuesta satisfactoria a nuestra propia conciencia, que la vida se nos a convertido a muchos en un ying yang de sabiduría racional atravesada por el vacío de los aguaceros emocionales.

En algún lugar del universo, un par de naves espaciales conocidas como los voyagers 1 y 2, recorren sin descanso el intrigante laberinto de la nada, y como un par de ratones ciegos en un caño de una ciudad sin nombre, llevan consigo el testimonio de una raza diáfana que logra nombrar y clasificar las estrellas más grandes y a los átomos más pequeños, pero sigue refundida en el horror de la guerra y el dolor que causa la muerte.

No es este un llamado a detener la ciencia o una cruzada en contra de su grandiosa carrera hacia el conocimiento. Es un grito a favor del regocijo filosófico, de la ética profunda y sobrecogedora, y de la verdadera sabiduría de la religión milenaria. Los 640 años luz que nos separan de la gigante betelguise, resonante de la poesía famélica que se recita el cinturón de orión, sumados a las setecientos mil minas quiebra patas que se creen sembradas en el territorio colombiano, simbolizan una ecuación matemática de resultado más bien negativo y carácter triste y vagabundo.

NO SABEMOS nada de lo que pasó antes del big bang, de igual manera como no sabemos criar a nuestros hijos para que dejen de masacrarse los unos a los otros y respeten al planeta y sus habitantes. NO SABEMOS si existe la vida en los planetas exógenos que orbitan la lejana Gliese 876b, y tampoco hemos aprendido a que el poder y el dinero están lejanos de ser el verdadero sentido del acontecer humano. NO TENEMOS certidumbre sobre la posición y momento de las partículas subatómicas, y de igual manera perdemos el verdadero valor del arte, el cual se diluye en el pragmatismo metodológico que se apodera de nuestras emociones y las domina a través de una nueva música, literatura y cine sin alma o color.

Sea pues este un llamado angustioso a un conocimiento plural. A una mirada al infinito universo cargada de saber racional, pasión espiritual y ética humana. Al ser, verdaderamente humano. Hombre, animal, ser.

 

comentarios

Biografía

José Alejandro Hernández. Bogotá Colombia,

Ingeniero de Sistemas, 41 años, empleado normal de una empresa normal, me refundo entre el placer de la vida y el dolor de la muerte y me encuentro entre el placer de la muerte y el dolor de la vida.

Sitio Web