Lapislázuli Periódico - Cuando lo sueñes, se hará realidad



 

Una Entrevista sin razón: Soliloquios contra el silencio
::::: CREADOR, TRANSFORMADOR Y SOÑADOR:::::

 

Por: Alejandro Jiménez Schroeder (autoentrevista)

creado el 22.03.2011

 


“La idea de auto entrevistarme surge de la necesidad existencial de estar en algún lugar. Existir desde la enunciación en la cual se da la construcción de los sueños; que no es más que la pretensión de dar forma a las ideas, acción a las palabras. ……mi entrevista, es para conocerme un poco más”

Tras cinco años al frente de la dirección de Lapislázuli Periódico, surge la pregunta ¿quién es Alejandro David? como parte de la necesidad de saber quién soy. Una pregunta que se plantea un tanto retórica, pues de antemano se sabe que es la persona que ha estado encargado de la labor de gestión y promoción cultural desde Lapislázuli Periódico. Sin embargo, aquella respuesta queda incompleta, al mostrar tan solo una de las facetas que hay en mi interior, y que se han ido transformando con el pasar de los años.
Para dar alguna respuesta, diría que Alejandro es un creador, y su vida es su creación. Un transformador, un soñador. La palabra artista ahora me viene a la mente, pero no podría catalogarme como escritor, cuentista, o poeta… pues aún estoy en un proceso de experimentación con la literatura. Las imágenes, los sonidos, el cuerpo y las palabras…. la forma de expresar mi mensaje.   Soy una creación, mi vida es la creación de aprendizaje. Un aprendizaje desarticulado de reconocer el mundo, y lograr transformar/me. Soy lo que en un principio solo fue un personaje más. De pequeño, podría decir que jugué, reí y lloré como todos los niños que conocí. No por ello, fui especial, solo que en un momento de mi vida, en este camino de aprendizaje, aprendí que soy esencia que hace parte del infinito, y parte de ese universo al que me aproximo cada día para comprender. Dice el significado de mi nombre, que Nací para ser amado, nací para defender al hombre, Proteger.

Pensar en quién soy, indudablemente me lleva asumir como una búsqueda. Soy aquel camino por transitar, y los pocos pasos que hasta ahora he dado en búsqueda de un sentido. Ya sea desde el arte, la imaginación o los sueños. Soy palabras, soy color, soy un SER creativo, que conmueve y trata de sorprenderse cada día con la experiencia creadora y transformadora del universo.

A nivel personal

(p) ¿De dónde surge la idea de hacerte una entrevista?
(R) A partir del “Taller de Dramaturgia Jóvenes Talentos” con la salvadoreña Jorgelina Cerritos, surgió en mi la pregunta de ¿a quién le estoy hablando? y ¿desde cuál lugar de enunciación me estoy parando para existir?. No servía entonces un monólogo o un diálogo. Era necesaria una conversación, entre dos personas, en la cual, la primera cediera todas las palabras al entrevistado, y hallar desde el silencio, un hilo conductor desde el cual desentrañar el sentido a las palabras. Una entrevista en primera persona que me permitiera descifrar algunas cuantas ideas, sobre lo trascendental, y algunas obviedades que aguardan en mi mente.
¿Cada cuánto solemos dialogar con nosotros mismos para reconocernos? Solía pensar que aquella actitud de locos podría desencadenar algún problema en mí, pero qué es el arte sin la posibilidad de poner en diálogos nuestras propias multiplicidades, experiencias y deseos?

(p)¿Cómo definirías Literatura?
(R) Difícil pregunta (jajajaja) supongo que me faltan muchos caminos por recorrer, pues en sí, no he logrado asumir como propio, un concepto particular de ese “algo” que se entiende por literatura.


(p) ¿Qué ha significado la literatura en tu vida?
(R) Desde pequeño tuve una aproximación con las palabras, las letras… como casi la mayoría de personas que conozco. Fui afortunado al crecer en un ambiente en el que se reconocía el valor humano que brinda el conocimiento, aunque este fuera intangible. Rodeado de libros, y con la academia como modelo de vida, encontré en las palabras la forma de comunicarme con el mundo. Luego, descubrí que ese mundo al cual me dirigía no eran los otros, sino un mundo que se hallaba en mí, y que construía al mismo tiempo que fortalecía mis lecturas, y mis escritos.
De forma casi inconsciente, la literatura ha estado siempre rodeando mi vida. Lejos de la racionalidad que pudiera haber en el arte, nunca vi en las palabras una compañía para la soledad, o una forma de enriquecer mis conocimientos. He sido más bien lector desprevenido que veía en la biblioteca de la casa y del colegio el insumo para la imaginación. Desde que tenía diez años, los docentes del colegio, y familiares fueron parte de aquel estímulo para asumir las palabras como mecanismo de vida.

(p) Para ti ¿Cuáles son las repercusiones que tiene el arte en las sociedades contemporáneas?
(R) El arte es un medio y un fin al mismo tiempo. Al ser ideología de vida se convierte en un fin desde el cual se construye a nivel individual aquellos conceptos y premisas que se convierten en una bitácora. El arte como medio es una herramienta que permite transformaciones en las estructuras sociales y las culturas. Ya sea que asumamos el arte de una u otra manera, yo creo que el arte es la capacidad que tiene de asumirse como sujeto activo, y empoderarse. Asumir su individualidad y reconocer su responsabilidad socio cultural.

(p) ¿Compromiso de la literatura con la sociedad? O ¿arte por el arte?
(R) Yo creo que el arte debe ser genuino y responder a un sentimiento puro. No creo que el arte pueda ser categorizado como manifestaciones mayores o menores, ni mucho menos como de derecha o izquierda. La necesidad de comunicarse es inherente al ser humano, y la forma en que decidimos comunicarnos nos permite escoger el aspecto estético. No creo que al arte se le pueda imponer ser algo, pues entre la infinidad de personalidades que existe en el mundo, hay igualmente infinidad de expresiones, y deseos. Sin embargo, yo desearía que en el arte primara lo ético como parte de la corresponsabilidad que nos exige ser habitantes del mismo planeta, más allá de si es arte para comunicarse con uno mismo, o con la sociedad.

(p) ¿El arte está muerto?
(R) Yo pensaría que no. El arte nos hace reflexionar sobre las concepciones que tenemos sobre la vida, y ésta como dinámica de transformaciones.
Si pensamos en el arte como un concepto ideal en el cual el espíritu
Ciclos de apertura y cierres desde los cuales se da la búsqueda del sentido. Yo no creo que el arte pueda morir, pues lo veo como la manifestación del espíritu que está en constantes búsquedas. Hace un par de años creía que el arte había perdido la fuerza de expresión por las dinámicas actuales, la sociedad de consumo, la hegemonización y masificación del arte; pero luego reconocí que todo esto es ajeno al arte mismo. Si bien la industria cultural y los medios de producción son parte fundamental para el artista, no creo que estos condicionen la expresión del artista, sino el artista es quien opta por tomar uno u otro camino.


(p) ¿Cómo llega a ti la inspiración?
(R) Particularmente no siento que en mi vida haya momentos de inspiración, iluminación o de musas. Si bien hay momentos de mayor creatividad que otros; estos generalmente surgen ante la necesidad de expresar algo a alguien, o como parte de una catarsis (ante experiencias vividas en mi cuerpo-mente) y que se ven mediatizadas a través del arte para re significarlas y dejar una huella de ellas en la eternidad.


(p) Como percibes la ausencia de espacios de expresión para los jóvenes escritores.
(R) ¿Ausencia de espacio? Yo creería todo lo contrario…. siento que desde la aparición de las nuevas tecnologías, el computador, el internet, la radio y los audiovisuales; los jóvenes tenemos más herramientas para aproximarnos a través del arte, y construir estos espacios. Sin embargo, siento que aún muchos están esperando que desde la institucionalidad se brinden, se generen estos espacios, y dejan de lado la posibilidad que tienen de sujetos creadores de asumir la capacidad que tiene cada uno de convertirse en un sujeto activo que genere este tipo de propuestas.

(p) ¿Con qué sueña Alejandro?
(R) Es difícil…… creo que tengo muchos sueños, y estos van cambiando de prioridades según el día, y mis estados de ánimo. Sueño, por ejemplo, en encontrar una imagen que me de fuerzas para seguir con mis proyectos, y dejar de titubear. Sueño también con encontrar un estado en el que me despoje de miedos y prejuicios, y logre encontrar en mí, la claridad para expresar un mensaje al mundo.

 

Nota Autor
Yo confieso... que estas palabras han salido de mí sin ninguna pretensión o aspiración distinta la de saber quién soy. Pero parte del soy, es mi entorno, el contexto y la sociedad en la que vivo. Por ello, sería absurdo pretender aislar mi voz de esta sociedad. Ante el riesgo de la arrogancia, o la prepotencia, doy al lector estas palabras como un reflejo de mi interior. Nunca pienso que ha sido un camino culminado, ni evalúo si fueron aciertos o yerros los pasos que ya di. Más bien, pienso en que nunca pude empezar por el principio, y a veces deberé volver a caminar por los orígenes de mi presente. Ese soy yo.