Lapislázuli Periódico - Cuando lo sueñes, se hará realidad



 

Según la costumbre, Gonzalo Mallarino Flórez, Ed. Alfaguara, Bogotá, 2003

Costumbres non-sanctas de la Bogotá del siglo XIX

 

Por: Martha Yaneth Ruiz

 

“La sangre de nuestros pacientes, mi querido doctor Piñedo… es para nosotros como el firmamento que escruta el astrónomo en su búsqueda de los cuerpos celestes.” p. 148

 

La primera novela escrita por Gonzalo Mallarino Flórez es una historia novelada que refleja las escasas condiciones de salubridad a finales del siglo XIX e inicios del XX, máxime cuando se trata de esos circuitos de la pasión llamados casas de lenocinio. Es una vorágine urbana cuyas descripciones se ciñen a los modelos del realismo, pero con héroes y antihéroes plenamente definidos como en los cuentos de caballerías. El autor alterna las voces del médico Anselmo Piñedo y del enano Calabacillas para contarnos sobre la trata de niñas y mujeres provenientes de pueblos cercanos a la capital como Facatativá y Usaquén, quienes son persuadidas de trabajar a punta de labia y regalos, pero sobre todo de chicha.

El relato pertenece entonces a lo que Seymour Menton caracteriza como nueva novela histórica,* en la cual Mallarino mezcla diversos mecanismos narrativos para “recupera(r) los silencios y el lado oculto de la historia”** , no tanto de personas en particular sino de la ciudad. En términos de John Beverley nos encontramos con una nonfiction novel cuyo autor “ha novelado, con propósitos literarios explícitos, un testimonio verdadero”. *** Testimonio que revela la lucha de los médicos de la época representados por Piñedo y Lirás, acuciosos investigadores de las enfermedades infecciosas. Piñedo rinde una especie de informe de las batallas, derrotas y logros con “la infección esa de ahora”; la sífilis. Surge en consecuencia el héroe histórico: la arsfenamina, el compuesto número 606 de arsénico, llamado comúnmente salvarsán y descubierto en 1909 por el alemán Paul Ehrlich.
El estilo de Gonzalo Mallarino comprende frases cortas y enfáticas con ausencia de signos de admiración. El ritmo narrativo se mantiene igual para las dos voces. Sin embargo, desde el inicio la narración del “engendro” Calabacillas ocurre al compás de los hechos, mientras que el doctor Piñedo empieza in media res, a un año de ocurrida la muerte de uno de sus pacientes. Después de dos capítulos, la historia confluye en el tiempo con la del enano hasta cuando la voz de éste desaparece y Anselmo cuenta el desenlace de la trama.

En el trasfondo de la obra se relatan las historias románticas: el ámbito familiar y el conflicto del caballero Anselmo por sus dos amores; la señora Wilmot, (esposa del paciente difunto) y Raquel, (especie de princesa rescatada por el médico), y la aventura que el primo melancólico Antonio Matiz enfrenta por la bella Natalia Brada.

In sensus contra, el entorno de Calabacillas corresponde a un materialismo degradante. Se trata de un personaje carente de familia cuyo único objetivo es sobrevivir y la manera de hacerlo es propagando el vicio, como él mismo lo llama. La ubicación de los prostíbulos da cuenta de los puntos cardinales de Bogotá: Chapinero, Plazas del Voto Nacional y del Camellón de las Nieves y el barrio Egipto. El bellaco nos muestra además las características de las mujeres y su lugar en dichas casas: “Estas negras nos van a traer más clientela. Eso se va a saber que el calor de ellas es cosa macha. Tenemos además cinco indias y cinco blancas… Los caballeros tienen para escoger. Los que quieran estar en salón cogen las blancas. Los que quieran en pieza escogen india. La pueden vendar y todo eso. Y hacerles lo que quieran porque ellas no dicen nada.” (Mallarino, 74)

Según la costumbre hace aflorar elementos disímiles en la atmósfera de una Bogotá antigua; por una parte, la sordidez de las zonas de tolerancia fusionada con elementos rurales como los carros de bueyes y los búhos de El Lago, y por otra, personajes grotescos que se entrelazan con seres de conducta intachable. Esta novela resulta ser una equilibrada obra entre historia y ficción donde a la par de tradiciones literarias y hábitos humanos muy conocidos, surge un drama más bien oculto por las convenciones sociales que han determinado por tanto tiempo la historia oficial.



* Seymour Menton, La nueva novela histórica de la América Latina, 1979 – 1992, Fondo de Cultura Económica, México, 1993.

** María Cristina Pons, “Cuando se acerca el fin. Introducción”, en Memorias del olvido. La novela histórica de fines del siglo XX., Siglo XXI, México, 1996. P.18.

*** John Beverley, ‘The Margin at the Center: On Testimonio (Testimonia Narrative)’, Modern Fiction Studies, 35, 1989, p.27.)