Lapislázuli Periódico - Cuando lo sueñes, se hará realidad



 

POEMARIO DESATADO EL CORAZóN
De Gloria Young


 

Cuando te vas a embarcar, no es necesario saber hacia dónde vas o cuánto va a durar el viaje, sólo debes tener claro que quieres viajar y no le temes al mar.


Por: Jeremy OlNi


Este conjunto de poemas hace un recorrido de vida; un recorrido que como es de esperarse empieza desde la niñez, relatando- desde el punto de la madre-  ese mundo de inocencia, ingenuidad y fantasía en el que se empieza a vivir; una etapa en la que todo se quiere conocer, y todo a su vez es conocido bajo el filtro de la imaginación, creyendo un mundo lleno de posibilidades, alimentando sueños y fantasías infantiles repletas de magia y ternura.


Y junto a esto, desde este mismo comienzo, se videncia la incertidumbre y el temor que nace en los padres a medida que sus hijos crecen, y se van lanzando al mar de la vida, alejándose del puerto que parecieran ser ellos. Un miedo a la soledad.


Los días pasan, y con ellos los años. En el transcurso de este relato de la vida, se observa el cambio de esa niñez, de las constantes preguntas a conocer todo, a conceptualizar cada cosa, perdidas ya en esos días que se marchitaron en el presente para formar el pasado y vivir en la memoria; dando paso a otros sueños, a nuevos retos, a las ansias por nuevas aventuras, dando cabida a las caídas, las heridas, a cicatrizar las mismas y reponer las sonrisas; a la reflexión y el amor. La ingenuidad es reemplazada por una fuerza de libertad, una necesidad de hacerse escuchar, de poder elegir y decidir. El mundo de posibilidades y sueños inocentes, es transformado por peligros y maldad, acechantes en la humanidad. Ese mundo inocente se desvanece, sin embargo es un mundo a descubrir, un mundo a conquistar; nuevas ilusiones se alimentan en el nuevo mundo que se presenta  a disposición; esperando a que cada uno abra sus alas y se lance intentándolo abarcar.


Y es que la vida, se resalta, es para vivirla, porque no se puede vivir sólo con las palabras de otros, con las experiencias desconocidas,  hay que crear las propias a partir de la misma vida, a partir de experimentar, de sentir, de atreverse, de equivocarse y caer, de volver  a levantarse con las heridas de la caída, pero seguir soñando, y seguir caminando formando el propio camino, mientras las heridas se van sanando y los sueños ampliando. La invitación de este libro es a navegar por el mar que resulta la vida, cuidándose de los peligros, pero no dejando que estos alimenten el temor a navegar; invita a buscar y explorar, por que el quedarse en un solo puerto no alimenta ni construye, en cambio dejarse guíar por la brújula de los sueños puede llevar a mundos inimaginables, a nuevas cimas por abracar, a nuevos sueños que alcanzar.