Lapislázuli Periódico - Cuando lo sueñes, se hará realidad



El PERSEO DE MADERA

Por: Cesar Alexander Ruiz

Mis manos están frías, mis pies se congelan, mi interior arde… Observo al Perseo de madera tantas veces reconstruido: refleja mi propia existencia. Lo veo desmembrado en su estado natural de entropía, de incertidumbre, de desorden natural en él, natural en mí. ¡Gran guerrero! Lucha a pesar de las heridas, empuña su espada en la diestra mano: símbolo de energía mental… pero el brazo izquierdo, separado del cuerpo porta un escudo: la más fuerte defensa contra sí mismo, peso de sus propios errores.


No obstante batallas y tiempo perdido, sigue atento; su corazón late con vigor, los pies alados esperan volar… Mis ojos inquietos y dilatados esperan el encuentro con aquellos a esquivar para no convertirse en piedra como otros que lo intentaron y se han petrificado ante esa implacable mirada. Gorgona revela la realidad, sus largos cabellos de ofidios expulsan el mortal veneno de las palabras.


Cuando el valiente esté preparado, asirá al cuerpo nuevamente su fuerte brazo y apuntará veloz el reflejo del escudo a aquel monstruo para que su propia mirada se transforme en dura roca. La espada destructora separará cabeza y cuerpo sólo para demostrar que a la medusa se le puede enfrentar la realidad. Entonces, frente al espejo, cada guerrero reconocerá su propia debilidad, su propia valía.