Lapislázuli Periódico - Cuando lo sueñes, se hará realidad



 

Por un Ambiente y una Democracia más sana

Por: Esmeralda Zabala

Ya es hora de un cambio cultural a nivel de política y ambiente; evitémosle otro desgaste a la cuidad, ya es suficiente con los trancones, el smog, inundaciones, los malos olores en las esquinas, la publicidad en medios masivos de comunicación, y demás consecuencias del acelerado estilo de vida de esta ciudad.

El pasado 12 de septiembre, la Secretaria Distrital de Ambiente (SDA) convocó a los candidatos y representantes de los partidos políticos de la capital colombiana para que dar a conocer las normas de publicidad exterior visual y así, sepan que:

Está permitido según el Decreto Distrital No. 284 de 30 de junio de  2011:

  • Cada partido y movimiento político podrá utilizar 30 vallas comerciales. Sin embargo, deberá comunicarle a la Secretaría de Ambiente el número de estructuras en las que van a instalar la publicidad, con ubicación y número de registro. 

  • Máximo 10 vehículos por partido político pueden ser utilizados para instalar publicidad, con previa autorización de la SDA. Esta publicidad deberá ser como una unidad integral en un costado de cada vehículo.

  • En la fachada de cada sede de campaña sólo se permite un aviso por fachada y no puede superar los 48 metros cuadrados, ni el 30 por ciento del total de la fachada; tampoco podrá ser instalado por encima del antepecho del segundo piso.  

  • Para los afiches, cada candidato sólo podrá instalar tres en los mogadores o carteleras locales de cada Alcaldía Local; estarán allí por un plazo de cinco días.  

 

¿Qué está prohibido? 

  •  Publicitar a través de vallas móviles o pantallas electrónicas. 

  •  Afiches, carteles o elementos adicionales en vehículos o motos vallas o sostenidos por personas

  •  Afiches, pasacalles y pendones en el espacio público y en los paraderos de los buses. 

  •  Avisos en las culatas de las edificaciones.

  •  No podrá instalarse publicidad política en vías principales y metropolitanas, en postes de redes eléctricas y telefónicas, puentes, torres eléctricas, estructuras del Estado, zonas históricas, edificios, sedes de entidades públicas, embajadas, áreas de reserva natural, y en lugares donde se obstaculice el tránsito peatonal. 

 

Este decreto reciente no debe ser solo para los candidatos y sus movimientos políticos sino para todos los que vivimos, trabajamos, viajamos o estudiamos en Bogotá. Estas elecciones no son solo para votar sino para exigirles a los candidatos que respeten nuestro ambiente.

En estas épocas la contaminación paisajística en más densa, y no solo es un problema ambiental, sino sociocultural y económico, o si no ¿Cuánto cuesta el desmonte de la publicidad ilegal en las calles? ¿Cuántas toneladas de basura, por publicidad política, caen en las calles? ¿Se están utilizando materiales reciclables o biodegradables? Y, cuando pasen las elecciones ¿Quién responde por toda esta publicidad que ya estará fuera de uso?
Partiendo del principio de la buena fe, es muy probable que  veamos que no se cumpla con algunos aspectos de este decreto, por falta de conocimiento de los partidos políticos, pero aun así estamos en nuestro derecho y más que todo, en el deber de denunciar estos hechos, haciendo imponer multas de hasta de 5.000 SMLMV día por la SDA.