Lapislázuli Periódico - Cuando lo sueñes, se hará realidad



Anonymous: un grupo poco anónimo
Por: María Alejandra Cantor

 

Rompiendo todas las reglas del hackeo, el grupo autodenominado “Anonymous” se confunde como una estrategia más de la mano oscura que configura el orden y poder mundial. Y es que sin duda, lo que en apariencia aparece como una especie de “Robin Hood” o “Supermán 2.0” se ha convertido en una mascarada que a medida que pasa el tiempo se convierte en una cortina de humo.
Para nadie puede dejar de ser admirable las decenas de ataques certeros que han realizado este grupo de piratas cibernéticos alrededor de todo el mundo; con la eficacia de ser no ser identificados… ¡Disculpe! Quise decir,  no ser capturados… pues identificados ya están como es bien sabido para la mayoría. El afán de consolidar un nombre ha hecho que el reconocimiento de este grupo se halla pasado de ser un grupo que defendía la libertad de internet, a convertirse en los vengadores de los más indefensos, y porque no decirlo, aquellos que tienen una postura política contraria al sistema.


Aunque en la teoría, toda esta propuesta que ha hecho mediático el tema del valor de la información virtual, de la seguridad en la red, y del potencial del poder que está detrás de ciber activismo, los actos no han llegado a ser más contundentes, que mofar a una u otra empresa sin llegar a obtener resultados certeros…
¿Será esta una forma de poner sobre la mesa el pánico informático y coadyuvar a que la privatización y control de este servicio se de de manera más rápida?
No hace mucho se comenzó a penalizar bajo la ley de derechos de autor las trasmisiones P2P y descargas de material con copyright; de igual manera se ha venido legislando alrededor del mundo para delimitar el acceso a los paquetes de información, las búsquedas y los contenidos a los cuales las personas pueden acceder desde su servidor. Casos como los de China o Cuba, dejarán de ser una excepción para ver como alrededor del mundo en Pro de la seguridad, las empresas comienzan a realizar el control de contenidos.


¿Pero acaso, no es el estado quien debería ejercer la función de control? A partir del modelo capitalista, y del neoliberalismo, estas funciones las ha venido adoptando la empresa privada, sin ningún tipo de control.
¿Entonces crees que yo estoy en contra del hacking? Evidentemente, esta pregunta va a dividir las posturas entre los que hablan de la libertad de expresión, y los que hablan del derecho a la confidencialidad. Aún cuando una lucha social justifique este tipo de actividades, la pregunta que surge es si esto valida los medios mediante los cuales se hacen estas protestas.
Para colmo de males, lo que empezó como un boom mediático de información se ha convertido en un fenómeno de popularidad, que hoy por hoy  garantiza una forma de acceder a la fama; y más aún, la fama de los que son 'hackeados' o “autohackeados”.


Kristina Svechinskaya, considerada la hacker más sexy del mundo

"Yo también fui hacker y ahora tengo un puestazo"

El famoso hacker de iPhone Comex, es ahora empleado de Apple

Surge sitio web que destaca los ataques exitosos de hackers

10 hackers que se pasaron al bando de la empresa

Melissa Loza fue víctima de hackers en Facebook y Twitter