Lapislázuli Periódico - Cuando lo sueñes, se hará realidad



PLENITUD CRíTICA Y POéTICA. Aproximación a la hermenéutica crítica de la Dra. Priscilla Rosario Medina(1).

Por:  Josefina Toledo

El ejercicio de la valoración crítica integral  --que asume el hecho artístico literario en el cruce de sus coordenadas intertextuales-- supone siempre un reto intelectual de sostenida persistencia. Considerar la obra de un autor, en todos los géneros que ha cultivado, impone la necesidad de asumir el contexto familiar y sociocultural en que esa obra ha sido producida, y saber desentrañar esas influencias de variado matiz en la génesis misma de la tautología con que el artista asume cada género.  Este punto de partida presupone, obviamente, que vamos a aceptar –de manera convencional y ciertamente cómoda--  la existencia literaria de “géneros puros” como expresión literaria formal (2).

En el caso de artistas como Ernesto álvarez (3). las dificultades metodológicas referidas parecen potenciarse a partir de la propia riqueza y diversidad de su obra, tanto literaria como en las diversas manifestaciones de las Artes Plásticas que viene cultivando. Porque este artista es un creador vivo –gracias a Dios--  en madura “plenitud poética” como certeramente lo define la Dra. Priscilla Rosario en este paradigmático estudio. Y, ciertamente, este es acaso uno de los retos mayores y, en mi opinión, mejor sorteados de este ejercicio de valoración crítica integral.

La Dra. Priscilla Rosario Medina nos alerta, desde la primera página de su libro, sobre la necesidad de delimitar su objeto de estudio, ante la desmesura de la totalidad de la obra de Ernesto álvarez:
Sería ambiciosa la empresa de comentar la obra de Ernesto álvarez en su totalidad en un estudio breve, pues conocemos la amplitud de sus escritos. He iniciado este acercamiento dejándome guiar por tres obras que sirven para establecer las preferencias del artista, las cuales, a manera de constante, recogen la médula de su quehacer literario, y a la vez son la esencia de nuestra realidad puertorriqueña: Manuel  Zeno Gandía: Estética y sociedad, En areyto y romance, poesía sobre el Descubrimiento; y Obertura del mar.

A continuación la Dra Rosario Medina nos expone de modo directo las muy válidas razones en que sustenta su selección; es decir, la delimitación de su objeto de estudio:
Representan estos tres títulos al ensayista agudo, al antólogo de conciencia clara y al poeta que en sus  evocaciones ausculta en las raíces del pueblo caribeño las esencias del ser antillano.

Sin embargo, esta delimitación que ajusta el estudio crítico a las tres obras señaladas, deviene simplemente delimitación metodológica porque el lector menos avisado descubre enseguida, en la prosa ágil y elegante de Rosario Medina, la profunda empatía de la autora de este estudio crítico con la totalidad de la obra, el entorno y la personalidad del artista por ella estudiado. Y éste es, justamente, uno de los muchos méritos del libro Ernesto álvarez: Plenitud poética.

En el primer estudio, dedicado al libro Manuel Zeno Gandía: Estética y sociedad (4)la autora advierte el rigor metodológico de ese texto de álvarez que aporta una visión novedosa de la novelística zenogandiana, al tiempo que  conjuga, paralelamente, la validez de la crítica tradicional. En este sentido, puntualiza la Doctora Priscilla Rosario Medina en relación con los aportes de Ernesto álvarez:
Revela las claves y los códigos de su novelística para enmarcarlos dentro de una dimensión universal; en el plano social estudia minuciosamente en el relato zenogandiano las estructuras sociales; desde las teorías contemporáneas, la nueva visión de los derechos humanos y el medioambiente en que se debaten los personajes. Desde el plano estético desvela en el autor arecibeño el ser partícipe de la búsqueda de una expresión artística a tono con las realidades americanas y en particular antillanas (5)

A partir de la crítica textual que realiza la experta Rosario Medina sobre el ensayo que estudia, puede percibirse que Ernesto álvarez destaca y defiende apasionadamente los aportes del novelista Manuel Zeno Gandía a la renovación modernista, y asume la importante y ciertamente arriesgada opinión de álvarez cuando señala en su ensayo:

En la prosa, en una extensa obra de conjunto, si bien Darío y Nájera habían producido cuentos en los cuales se notaba la renovación del idioma, es Manuel Zeno Gandía el que muestra, para un total desarrollo de las artes literarias en la América hispana, una obra novelesca en la que la visión renovadora del idioma cuenta tanto como los problemas de que trata. Y no en un cuento corto, sino en toda una novela de extensión considerable, actitud que se nota en todas las cuatro que componen las Crónicas de un mundo enfermo. Todo esto sin hacer alardes de innovador (6)

En su ensayo, como demuestra la aguda valoración crítica de la Doctora Priscilla Rosario Medina, Ernesto álvarez evidencia ser un conocedor acucioso del particular entorno del modernismo, a partir tanto de sus figuras paradigmáticas como de su contexto histórico y socio cultural. El ensayista destaca  el conocimiento de Zeno Gandía de la obra de Rubén Darío, de Gutiérrez Nájera y otros exponentes de la profunda renovación lingüístico literaria que define al modernismo, y destaca oportunamente la relación entre José Martí --iniciador de esa renovación-- y Manuel Zeno Gandía, a quien nos presenta como su más alto exponente en la novelística puertorriqueña.  álvarez recoge en su ensayo el testimonio del propio don Manuel Zeno Gandía que nos narra, con la amena agilidad de su prosa, la forma en que conoció a José Martí, durante su etapa de estudiante de Medicina en Madrid, en la calle “Atocha, en el portal de mi maestro doctor don Pedro Velazco, nunca interrumpimos nuestra amistad (7).”

Ernesto álvarez nos esclarece inmediatamente la importancia de la relación amistosa entre José Martí y Zeno Gandía, siempre a partir de los textos zenogandianos, de acentuados matices autobiográficos, que él ha podido consultar:
Conocí a Martí: fui su amigo. –escribe en su lúcida y avanzada madurez Zeno Gandía-- En dos épocas oí su voz y estreché su mano: en sus primeros y en sus últimos años. [...] En la matrícula en que empecé a estudiar medicina en la universidad de San Carlos de Madrid, era yo el único puertorriqueño. [...] en un corro de estudiantes en donde recuerdo estaban Santos Fernández, Gabriel Casuso, [...] Valdés Domínguez, [...], y otros, me dijo Fraga: Ese es Martí.
Después, una vida de intimidad y cariño creóse entre nosotros. [...]
Si a pesar de las tormentas hay días de sol, por grandes que sean las que a Cuba conmuevan, siempre el ejemplo de José Martí como un sol brillará en su historia. (8)

Resalta la admiración zenogandiana por José Martí, quien había homenajeado en Nueva York, en un hermoso discurso “al hermano de la otra Isla, --al que recoge de la mano de Gautier, que es una mano que manda desde la sepultura, el laurel borinqueño, al señor Zeno y Gandía” (9).

Para concluir su minucioso análisis de las aportaciones científicas de este fundamental ensayo de Ernesto álvarez, la Dra. Priscilla Rosario Medina alude al erudito manejo de un corpus referencial, utilizado por el crítico, y que justamente le confiere objetividad científica a su análisis. Sentencia la Dra. Rosario Medina:
La revisión y el análisis de la crítica de álvarez en torno a Zeno Gandía son de carácter serio, de cuidadosa objetividad y de rigurosa mente científica. [...] es muy claro en su posición de que todo estudio crítico debe cumplir con las exigencias de un método bien cuidado y la clara reflexión para situar en su justa perspectiva los productos literarios bajo análisis (10). 

Posteriormente, la experta Rosario Medina aplica los recursos de su hermenéutica a la antología que Ernesto álvarez compiló bajo el sugerente título de En Areyto y romance: poesía puertorriqueña sobre el Descubrimiento (11). Y nos alerta enseguida de que esta selección de trabajos poéticos “cuenta con los montajes y grabados del artista”. Es decir, se ofrecen al degustador del hecho artístico dos manifestaciones --la plástica y la literaria—armónicamente complementadas en el resultado final. La antología de trabajos poéticos realizada por álvarez ofrece como testimonio, según señala la Dra. Priscilla Rosario Medina, “un siglo de poesía puertorriqueña dedicada al descubrimiento y a la colonización de Puerto Rico, a la gesta y a la lengua castellana en el mundo antillano, con la visión del indio caribeño (1893-1993) (12).

La autora del ensayo crítico que comentamos nos previene de que En Areyto y romance: poesía puertorriqueña sobre el Descubrimiento no es una obra que simplemente agrupe poemas sobre el tema. Se trata --señala-- de una selección de autores que han abordado diversos aspectos de la colonización de la Isla desde el punto de vista histórico, penetrando, sobre todo, en la génesis de la identidad puertorriqueña, a partir del encuentro y el choque de dos culturas; fenómeno también extensivo a todo lo que el conquistador europeo llamó “Nuevo Mundo”.

La última realización del artista Ernesto álvarez, objeto de estudio de la Dra. Priscilla Rosario Medina, es el poemario Obertura del mar. Y es justamente en esta parte del estudio, por su propia naturaleza, donde el exquisito trabajo hermenéutico de la especialista encuentra inusitadas resonancias que la hacen salir invicta del trabajo, en un campo --el de la poesía de Ernesto álvarez-- ya cultivado por algunas de las más prestigiosas figuras de la intelectualidad puertorriqueña (13). Pertrechada de todos los más actualizados instrumentos de análisis lexicológico, semántico y estilístico, la Dra. Rosario Medina penetra en ese corpus poético en profunda empatía con el poeta Ernesto álvarez. Esa empatía que agudiza su percepción queda establecida no sólo --y acaso no tanto-- por el perfecto dominio del instrumento crítico, como por su exquisita sensibilidad poética. Porque es muy difícil escribir y reflexionar sobre la Poesía si no se disfruta --como don precioso e insustituible-- de la sensibilidad poética. Es precisamente la simbiosis de estos instrumentos de análisis, en los planos científico y puramente lírico, o épico, lo que confiere al texto que reseñamos una elevada categoría conceptual y literaria.

El placer estético logrado con el análisis de los poemas, y el vivo deseo que nos despierta de leer otros, aparecen cumplimentados en este libro, como un grandioso cierre sinfónico, con la selección de poemas que complementan la crítica literaria integral realizada por la Dra. Priscilla Rosario Medina, quien accede, ya con este libro, a su plenitud crítica.

Ciudad de La Habana, 12 de junio de 2005.


Josefina Toledo Benedit. Escritora, y poetisa. Dra. en Ciencias Históricas. Investigadora Titular. Presidenta de la Cátedra de Estudios Antillanos R. E. Betances. Miembro de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba.

Referencia. Rosario Medina, Priscilla. En: Ernesto álvarez: Plenitud poética. San Juan de Puerto Rico. Ediciones Mairena, 2003.

Citas en el texto:

  1. Priscilla Rosario Medina. Dra. en Letras por la Universidad de Puerto Rico. Autora de un libro de obligada referencia sobre “La hija del Caribe”. Concluyó también una cuidadosa investigación sobre el drama Redención de José Limón de Arce, y otro volumen, estudio y antología de la obra ensayística de Don José Ferrer Canales. La Dra. Priscilla Rosario Medina es Catedrática del Departamento de Español en la Universidad de Puerto Rico en Arecibo.
  2. Como se sabe, uno de los signos más frecuentes de la llamada postmodernidad literaria es la intertextualidad y su creación de metatextos, que tienden a hacer mucho más dinámica –y compleja—la delimitación de géneros. Estas formas de expresión postmodernistas son perceptibles en el quehacer artístico literario de muchos exponentes de la intelectualidad americana y europea que comienza a producir alrededor de la década de los años 50 del pasado siglo XX.     
  3. Ernesto álvarez (Arecibo, Puerto Rico, 1937.) Estudió Bellas Artes en la Universidad de Puerto Rico. Obtuvo la Maestría en Literatura Española e Hispanoamericana y el Doctorado en Filosofía y Letras en la Universidad de Nueva York. Su creación literaria incluye poesía, cuentos, ensayos y artículos de crítica literaria y de arte. Su obra pictórica ha recibido varios premios y ha sido expuesta en Puerto Rico y en los Estados Unidos de América.
  4. álvarez Ernesto: Manuel Zeno Gandía: Estética y sociedad. Puerto Rico. Editorial de la Universidad de Puerto Rico, 1987. 253 p. Este libro constituyó la tesis doctoral de su autor, aprobada por la Universidad de Nueva York en 1978.
  5. Dra. Priscilla Rosario Medina. Op. cit, p. 8 - 9
  6. Ernesto álvarez: Op. cit., p. 1 7.
  7. Esbozo autobiográfico inconcluso. Documento conservado por doña Elena Zeno de Matos. Véase Ernesto álvarez: Manuel Zeno Gandía: Estética y Sociedad. Puerto Rico. Ed de la Universidad de Puerto Rico. EDUPR, 1987, p. 101.
  8. Ibídem, p. 102 – 103.
  9. Fragmento de un discurso de José Martí, sin fecha, muy probablemente pronunciado en una velada literaria organizada en la Sociedad Literaria Hispanoamericana. Véase en José Martí: Obras completas. La Habana. Editora Nacional de Cuba, 1963, t. 19, p. 456.
  10. Priscilla Rosario Medina: Op. cit., p. 15.
  11. Ernesto álvarez: En Areyto y romance: poesía puertorriqueña sobre el Descubrimiento. San Juan de Puerto Rico. Ediciones Mairena, 1992.
  12. Priscilla Rosario Medina: Ibid.
  13. Entre ellas: Francisco Matos Paoli, Josemilio González, Mili Mirabal, Juan Martínez Capó, Rosaura Ortiz y Jorge Luis Morales.

comentarios

Biografía

Josefina Toledo (La Habana, 1941). Historiadora, narradora y poetisa. Miembro de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), acreedora de cuatro premios nacionales de literatura e historia. Biógrafa de Lola Rodríguez de Tió, libro publicado por el Ateneo Puertorriqueño  y por la UNEAC.