Lapislázuli Periódico - Cuando lo sueñes, se hará realidad



 

¿JAMERÛ WAKÛAIPA MAPAYA, MAKAA EINJATUIN WANEPIA AWANAJAIN WAKúAIPA?

Por: Miguel Angel Ramírez Ipuana

Wayuu Ekirajashi sünain Filosofía

Tapuin wanee ekisaa, nojotsu tatujain au jalejeküaliin  joo tu ekisakat, (ummm, palajana palaa jayeechiyaa tainrü, aaa, aaa, uhmm, jumayaka mapaya noyorolo)
(juyolojo tamuin t ü ekiisaka, julüjetu wanee mma wanejatu)
musuu jashchiyaka, metuluyaka, wanejatuyaka j üyolojo juküiapa nanuiki tamuin.
memats jain juyolojo  nayorolo, ah nayajaa  naa tatushinuka. namai ^wajanaka, naya makaa ekiisa mala,
(mayashii  jain nasakirayaka wanee kasaa tamuin ), ¿jamushi jia, mo üpaya jukuipa joluu? , nojoluinapa eiralawein jumuin t ü jukuipakat, malayajerü  jukuipa mapaya maka nojolule jiralain jolukanaya, jumuin tu kasaa jeketka awanajain suluu juk üiapa.
esu wanee anuiki matujainsat suchiiki jukuipa,
t ü anüiki nee jumuiwaya, nojotsu jieruin eiyataka t ü wakuipakat main shimainkanaya, makaa juwanajalee tu ak üaipaka, meena jia makaa nain wanee jintin meisai, alatitchi numuiwaya  numülia.

 

¿QUé PASARá CON NOSOTROS, SI LA INEVITABLE TRANSFORMACIóN CONTINúA?

Estudiante Wayuu de Filosofía

Solí oir una voz, cuyo origen no entendía,
(ummm en principio pensé que era un jayeechi, después oí murmullos aaa, aaa, aaa, uhmm … Sospecho que esas voces vienen de un lugar desconocido)
Son voces rigurosas, enérgicas y audaces,
Sí, parecen ser las voces de mis mayores,
Empiezo a olfatear unas sabias conversaciones
Ahora enlazo esas voces, voces que son de mis mayores.
Impregnado, impresionado
A mi parecer creo que se dirigieron a preguntarme:
“¿Qué les pasa, por qué  están ciegos de sus propias heridas?
Ya no dirigen su mirada hacia ustedes mismos, infecundos serán si no prestan atención a los nuevos cambios que emanan en ustedes.
La lengua sola no es el todo, porque  las  costumbres que los caracterizan como tales, si las pierden, si las transfiguran radicalmente, los dejarán como huérfanos, los dejarán en el olvido... aaa, aaa, uhmm……”

¡Empapado de sudor!
Logré apenas abrir los ojos,
Cuando oía aún el eco de esas voces… aaa, aaa, uhmm
Y desde entonces:
empecé a viajar a distintos lugares de esta selva de concreto,
en búsqueda de alguna respuesta
Tan solo buscaba repetir tan complaciente sueño

Llegó un día inesperado,
cuando por vez primera,
emprendo mi viaje en avión a Chile,
Allá, me contaron que hubo un tiempo
un tiempo en que los antiguos podían comunicarse con los pájaros.

Imitaban los chillidos, y el estilo en que las aves
se trepaban en las ramas de los bosque de los Andes
(En ese momento me acordé de la Yonna,
el baile de los wayuu, el baile en donde se imitan los pasos
de los diferentes seres de la  naturaleza).

Lo cierto es que aquel mapuche que me contó
no sabía realmente quiénes hacían éstas prácticas
(de pronto los mapuches o los selknam,
o los wichis, o los mismos quechuas)
La verdad  era que en Chile había un hombre llamado hombre pájaro,
un hombre que  aparecía en revistas internacionales
y por el mismísimo internet

Se hace valer como: ¡el hombre pájaro!
protagoniza documentales al estilo hollywood…
Por eso tras las pálidas palabras que escondo en mi voz,
repentinamente se me viene a la cabeza, el recuerdo de:

“Son voces rigurosas, enérgicas y audaces”
Así me sentí por un instante,
cuando hace menos de una semana,
fui a visitar la laguna sagrada de Guatavita,

Es una laguna que tiene la forma
de un círculo casi perfecto,
lo fue en algún momento,
Sí, si lo fue, dejó de serlo,
justo en aquellos cortos cuatro siglos

Los muiscas ofrendaban tributos 
que se transformarían luego en la leyenda de El Dorado,
despertando así un gran interés,
un gran interés en los pequeños hombres civilizados del dinero,
Ellos hacen un boquete, como una gran boca abierta,
una profunda herida a Guatavita.

¡Infortunada Guatavita!
¡No eres culpable de tu destino!
Tú sabes que  significas la unión de mma y juyá (tierra y lluvia).
Ahora, tan solo te has convertido en un punto más de turismo,
Las hermosas reliquias que preservaste en tu vientre, durante milenios,
son admiradas hoy en los museos, admiradas como objetos prehistóricos

Y es por eso que en este preciso instante
me he convertido en una olla a presión.
Una olla que debe parpadear lo que ven sus ojos, ilusión.

Aquellas sabias voces están ocultas en las instrucciones de mis profesores,
y en las enseñanzas de los abuelos, cuando decían: “hay que aprender y saber bailar en las dos culturas, sin riesgo a traicionar” la propia.

Tan solo en quimera, tengo el recuerdo de esas sabias conversaciones,
Y cada vez que la memoria olvida, me  vuelvo a mí mismo
me doy cuenta que no soy sino un hombre más…
Un hombre, que en extrañas circunstancias,  habita sobre la faz de la tierra.

 

 

 

comentarios

Biografía