Lapislázuli Periódico - Cuando lo sueñes, se hará realidad



OPIO STREET
                                                              Los Elefantes.

 Por:     áNGELA LANCHEROS MORA

 

   “Un bar lleno de gente,
un lugar donde habitan los dementes.”

21:03, Ciudad cualquiera


—Aquí PP para QQ, cambio.
—Aquí QQ para PP, diga PP.
—Para reportar que no hay ninguna novedad, todo permanece normal. Algunas moscas e insectos con corbata a rayas entran y salen del bar, cuatro gatos en la mesa del fondo juegan ajedrez, un perro San Bernardo atiende la barra, un hombre en el baño tiene sexo con su burra acompañante, traseros flatosos ocupan las incómodas sillas de este agreste lugar, y, una puta robotina modelo XXHP 3-45 con las piernas abiertas muestra con descaro, su circuito cerrado.  


Reitero, todo normal y funciona bajo control. ¿Me copia QQ?
—Afirmativo PP, volveremos a hacer contacto a las 23: 05, cambio.


—Entendido QQ, cambio y fuera.
Mientras mi musculoso y tatuado amigo vestido de cuero y con taches en sus pantalones (y que también hace parte de esta misión secreta) baila con la mujer prefabricada de tres tetas y se solla por décima vez el “Danubio azul”, yo veo fijamente la pantalla del pequeño televisor que transmite la novela de las 9:00 p.m. Esta noche Jorge Alfredo le pedirá matrimonio a Rosa María, quien está embarazada del primo del vecino, pariente del cuñado sobrino de la hermana, quién a la vez es tía segunda del padre de su madre, hijo del abuelo del hermano…¡del mismísimo Jorge Alfredo! Un avance informativo interrumpe la novela:
¡Mucha atención! En embarazosa situación se encontrarán las mujeres de esta ciudad, ya que en horas de la tarde y en circunstancias aún no esclarecidas, ha escapado por el tubo de un orinal el espermatozoide de un viejo pervertido. Es crucial que toda mujer humana se ajuste los calzones y evite durante doce horas el ingreso al baño. Así lo recomienda el director del banco de esperma, a quién, según algunas personas, animales y/o cosas, lo acusan de ser dueño de dicho espermatozoide.
No había terminado la noticia cuando repentinamente: 
“Una mujer que camina ardiente, una puta y un aguardiente.”
Entra por la puerta del bar una rubia oxigenada custodiada por dos gorilas y un cerdo.        
—¡Uy! Es su nombre, viene una o dos veces por semana; antes tenía el cabello castaño, ahora con ese color parece una perra barata, cosa que me encanta —dice el perro San Bernardo—. No estaba preguntando, pero gracias por el dato –digo yo.
Prosigo viendo la televisión. Pero ella no deja de mirarme, se me sienta al lado. Inevitable no ver el lunar que sobresale de su siliconado pecho ¿será éste algún micrófono o chip transmisor? Me pregunto a mí mismo.
—Bonito lugar —dice ella dirigiéndose a mí.
—¡Si!, bonito lunar, digo… bonito lugar —le respondo. ¿Por qué querrá entablar comunicación? ¿Sabrá quién soy? (Vuelvo a preguntarme a mí mismo). Tengo  que estar precavido.
—¿Puedo invitarle una bebida? —me pregunta.
—Sí.
—¿Un tequila?
—No.
—¿Algo más suave?
—Ajá.
—¿Una cerveza?
—Negativo.
—¿Entonces un vaso de  leche?
—Correcto.
—¿Acostumbra usted hablar en monosílabos?
—No.
—Pero lo está haciendo.
—Sí.
—Vaya, es usted peculiar, ¿desea que hablemos de algo específico? —pregunta bajándose la blusa y por tanto, destacando su lunar.
—¡Uy!
—¡Sí! Uy es mi nombre, ¿cómo lo supo?
—Intuición masculina.
—Mmm, comprendo.


Las manos me sudan, las nalgas me tiemblan, concentración, concentración… no puedo hablar, el poder de la mente lo es todo, concentración, concentración.
—¿Se encuentra bien?


—Sí, es sólo que cada vez que habla, su lunar… ¡fluye! ¡fluye! Y yo, yo… Yo soy el agente PP del circuito dos pabellón 455 que junto a mi amigo (volteo para señalarlo) me encuentro en misión secreta, la cual consiste en, en, ¿en dónde está mi amigo? Hago un paneo para divisarlo ¿dónde estará? En cámara lenta tiro el vaso de leche sobre el creciente lunar. Me paro de prisa, no sin antes hacer un zoom a la imagen de la rubia con la leche encima. En un plano general empiezo a buscar a mi amigo. El reloj marca las 22:40, los cuatro gatos del fondo se burlan de mí. Lo busco en la zona VIP, allí sólo se encuentra la puta robotina teniendo sexo sin Avast, o algún otro tipo de antivirus ¡qué acaso no han escuchado hablar de la gono-rred!, les grito. ¿Dónde estará? entro al baño y:
“Un tipo triste con cara de maníaco,
Fuma despacio su último tabaco
Y al terminar, su dulce pasión,
Se refugia en el baño y se suicida con Baigón.”
Mi amigo, mi compañero de misión, el fortachón de cuero y taches está muerto. La rubia oxigenada con sus dos gorilas me está buscando, todos hacen parte del crimen. Son las 22:55, no hay tiempo, le digo a mi amigo cerrando sus ojitos dormilones. 
—Aquí QQ para PP, ¿me escucha PP?, ¿me escucha?
—Sí, lo escucho QQ.
—Aquí estamos listos y en posición, dígame sus coordenadas, cambio.
—Me encuentro en el baño, pero en dos rayitas estaré en posición, sólo que… iré solo, mi compañero sucumbió antes de tiempo… Cambio.
—Lo lamento PP, pero no hay tiempo para melancolías, es ahora o nunca. Cambio.
—Sí, lo sé, cambio y fuera.


Salgo del baño, me topo con la burra acompañante, sé que lo sabe todo, no dice nada pero rebuzna para sí. Algunos insectos bailan y entorpecen mi camino hacia la puerta. Por el televisor indican que son las 22:57. Observo el reflejo de la rubia a unos pasos, al costado se encuentran los gorilas y supongo que a mi derecha está el cerdo porque huele a jamón. Desde afuera alguien abre la puerta, son las 23:00 ¡por fin veo luz! Sin importar nada me tiro por la barra, tumbo cuanta cosa encuentro a mi paso, de nariz llego a la puerta, pero…
“Hay cielos rotos en las calles y en los buses,
Noches aceitadas que no resisten ya más luces.”  
Me acobardo con lo que hay allá afuera, ¿acaso ese es el mundo real?, ¿el cuerdo?, ¿es eso lo interesante?, ¿cuántas personas hay allá afuera?, ¿qué es lo qué hacen? Me asusta.
—Qué pasa PP, faltan 5 segundos, salga de ahí. ¿Me copia PP? ¿Me copia?
De repente vuelve a sonar Danubio azul, volteo a mirar, todos me miran pero ninguno me detiene, ni dicen nada, ni si quiera la rubia oxigenada que se encuentra detrás mío.
—¡Salga PP!, ¡salga!, quedan 5 segundos, ¡salga!
Miro a QQ tras la luz que esclarece lo que llaman “un mundo normal”.
—Cuatro.
Sé que estoy metido en un manicomio, que esta es mi oportunidad para escapar
—Tres.
—Quizás  ninguno esté loco acá, solo que saben lo que hay allá afuera, quizás mi amigo lo sabía.
—Dos.
O quizás sí lo estemos, pero si lo estamos, es porque allá afuera nos volvieron así.
—Uno.
En últimas… si para los cuerdos esto es un manicomio, ¡para mí es sólo un bar!
—Cero.
La puerta se cierra. El perro San Bernardo sirve un tequila doble, la rubia me confiesa que en un entrar y salir del baño quedó embarazada. Los gatos de la esquina se vuelven a burlar, y yo, yo me siento plácidamente en la barra y continúo viendo mi novela.
—¡Está loco PP!
—Gracias QQ, cambio y fuera.
“Un bar lleno de gente, un lugar donde habitan los dementes”

 


Esta página ha sido visitada

 

Ingrid González Leidy Yurani Cubillos Pinilla Yuly óbito de Utopías Edna Camelo Sarah Marechal Edelmira Pinto Moreno AMIGOS Carlos Melo Salazar III festival mundial de ECOPOESIA “Ecopoesía: raíz y voz de la tierra” Lumbantú ESTILO Ciudad y niebla, por Laura Burbano QUIENES SOMOS Franz Floyd Entrevista con Monsieur Periné: De las Cosas que Soñaban cuando eran niños El arte de comunicar desde la represión: ¿y si el arte se queda sin internet? ¿Jalainjatü mi^irakat sünain ¿En dónde es la fiesta de disfraces? Laura Benítez Nace una nueva legión para salvar el día de la tierra Orlando Becerra Actitud Lúdica MUNDO DE SUEÑOS El Artista On the Road...again Alerta Kamarada Los individuos invisibles de las redes sociales Amarillo Tropical Inicia un año engalanado en sueños literarios Huberto Santacruz Torres Abelardo Leal Lengua y Lenguajes: Elementos Fundamentales para la Configuración de la Identidad. Manuel Sebastián Jiménez T.(q.e.p.d) Andres Correa KEMERAINCHII Victoria Sur Alejandra Jaramillo CONTACTO principal María José Montañez León José Luis Palacios Planeta de bolsillo, por Lilia Gutiérrez Riveros Sala Chat Andrés Filsoleil SALóN FUNLAZULI Jorgelina Cerritos Hay Festival Cartagena 2011 CINENCUENTRO Myriam Luz Buitrago Ruy Sánchez: el dueño de la única ciudad con caderas, por: Andrés Laverde Ortiz ¡Ay, Joe! Lloramos tu partida, pero seguiremos bailando con tu legado La expresión de sensibilidad de Sandra Medina puesta a la moda. EDITORIAL Stefanny Bricet Parra David Sánches Juliao Actualidad Aquí Galería de Imágenes álvaro Bulla PERFILES Escucha las vibraciones en Alta Frecuencia Estercilia Simanca María Daniela Cárdenas ETNIAS ZEITGEIST, La Película Javiera Gallardo Cúpula - Lucero , por Yudit Josefina Cedeño Rivero Gabriel Jiménez Pallares Eventos Son González EXPRESARTE Melancolía y rencor Plan lector resoñadores, por FUNLAZULI Ruben Blades Victor Hugo Gajardo Olivares APRENDICES ¿Qué pasará con nosotros, si la inevitable transformación continúa? LICENCIA CREACIóN LITERARIA Alexandra Quintero Andrea Echeverry Juan Carlos Carvajal AULA Entrevista al artista conceptual Luis Camnitzer [Personaje del mes] El arte natural representada en dos pinturas indigenas: La Wayuu y la Bora Taller Virtual La poesía Escrita desde el Silencio (2011) Mauricio Rodríguez LAPISCITOS LAPISLáZULI VERDE Bambi La Suavesita Para publicar tus eventos has Click Aquí Función Teatro en Teatrova - El Estado de las Cosas Taller de Redacción de Ensayos Literarios (2011) DONACIONES La calle empinadaPor: Alberto Fernández Camilo Andrés García Salcedo Narciso Serrano

Biografía

ángela del Pilar Lancheros Mora

comentarios