Lapislázuli Periódico - Cuando lo sueñes, se hará realidad



 

¿Qué diablos es el NEOKITSCH?

Natalia A. Rodríguez y Andrea Ardila


El kitsch nació como una expresión del alemán para nombrar las cosas de mal gusto, creció para señalar a “los boletas” y “los guisos” que se empeñaban en imitar a los imitados y murió en boca de una clase de intelectualoides baratos que lo usaban para explicar todo lo que no entendían de los jóvenes. Hoy, finalmente desapareció y con el las pintas que, de lejos, parecían gritar: "mi ropa es una fiesta y todos están invitados".
Aunque nunca sabremos si el kitsh sobrepasaba las fronteras de lo in y se convertía en un espectáculo lobo, la única certeza que tenemos es que ha muerto y para muchos es mejor que nunca resucite.

Ahora prepárate para identificarte y expresarte, prepárate para la era del neokitsch. Un orgasmo de la moda que utiliza los accesorios en el cuerpo para manifestar el salvaje gusto juvenil. Un escándalo de la razón que se deleita al recargarse. Un paso que debes dar para creer en lo que te pones como amuleto de vida o como complemento a tu personalidad.
Buscar elementos como las manillas, los collares artesanales y llenarte hasta los poros de colgandejos requiere criterio y gusto pero, sobre todo, encontrarle una función a cada cosa que decidas ponerte.
Si antes no eran necesarios estos accesorios, el día que no te las pones sientes como si estuvieras desnudo. Esto pasa cuando el neokitsch se abre paso por tus pasiones más severas, como la tanga brasilera ala que las niñas le tienen encargados y eróticos trabajos.
Y si hablamos de las pasiones más enternecedoras, podríamos referirnos por ejemplo, al regreso de hello kitty a los corazones de todos los neohabitantes. Si lo has notado, en tu maleta debes por lo menos un lápiz con la imagen de la tierna gatita. El tono rosa se convirtió en el regalo perfecto de los novios y en el elemento de los útiles escolares y hasta en la ropa. La pasión kitty lubrica los sentimientos hasta del más amargado, porque tenerla te da una imagen de ternura plástica, que a veces es necesaria para complementarse.

La excentricidad esta en todo lo que te quita o te devuelve el sueño. Un poco candys, un poco rebeldes, un poco morbosos y deliciosos, así son los neokitsch. Si te vistes como se te da la gana y note importa lo que lo que digan, entonces eres neokitsch. Si te recargas y si tu culto se dedica a lo estrambótico, entonces eres neokitsch. Si tienes colección de gorras, pañoletas y sombreritos incas para combinarlos con el blue jean pélvico o el acanalado, con el morral manos libres, con las camisetas de las chicas Super poderosas, con los llaveros de tus marcas favoritas, con las gafas de lentes de colores, entonces eres neokitsch.

 

 

comentarios

Biografía