Lapislázuli Periódico - Cuando lo sueñes, se hará realidad



L DE LITERATURA

Por: Ainat Fees

La literatura nace como ciencia de las letras, pero indagando en el irracionalismo de las propias palabras intuyo un apartado que lo hace único en cada lector y en cada pensamiento. Leemos, interpretamos y aprendemos, pero aun existiendo una definición universal ante cada término, el lenguaje alberga una capacidad de comprensión estrechamente ligada a la propia cultura.

“Pienso, luego existo”-, dijo Descartes con gran inteligencia, pero en ese pensamiento es donde radica la pluralidad y la discordia entre lo que somos capaces de pensar y a posteriori razonar. Los libros muestran el abanico de las oportunidades, pero en toda lectura los modos y las formas no dejan de ser personales. Literariamente pueden estar bien o mal juzgados, pero en esos juicios de valor entran en juego las interpretaciones. Por esa razón, quizá deba de hablar de la ciencia de la inconsciencia, aquella que ronda en la mente sin pausas y recoge aquello que se ha ido sembrando a lo largo de la vida. Conforme a ello, crea su opinión y comprende el significado.

La cultura nos enseña un modo de armonía con el mundo exterior y cierto comportamiento asertivo ante él. Podemos escuchar la radio o disfrutar de la música con aptitud instintiva ante lo que se dice y el mensaje que la mente en su diversa racionalidad es capaz de captar. Hay muchos charcos en el mundo que cruzar y muchas metas que atravesar, pero tal vez no deba irme tan lejos para indagar en la posibilidad de distorsión del mensaje. El arte y la música siembran literatura, pero también lo hacen las sensaciones y los <<sensacionalismos>>. Realmente a todo le ponemos palabras y escuchadas dentro o fuera, fuerzan la composición de la melodía crítica.

La escuela me enseñó la ciencia de los conceptos, pero el aprendizaje comienza en la múltiple interpretación del sentido de las letras. Por ello, no encuentro un modo global de definir la literatura, pero si consigo hacerme eco de sus propias letras y crear una cadencia con las mismas. Puedo sentir la l de la libertad, la i de la inteligencia, la t del tesón, la e de la empatía, la r de la racionalidad, la a de la ambigüedad y finalmente la u de la unión. Todas ellas crean en mí la magia perfecta que reparte su propio significado y descansa libre en mi mente.

 


 

 

comentarios

Biografía