Lapislázuli Periódico - Cuando lo sueñes, se hará realidad



Palabras que ni el tiempo ni el silencio apagarán

Por: Alejandro Jiménez Schroeder

 

Maestro, doy a ti un homenaje póstumo a tu muerte por tu vida y  tu legado. Maestro de la palabra que nos acompañaste a la humanidad en este camino de encontrarnos con nuestros hermanos y hermanas del mundo; pero también, nos enseñaste a encontrarnos cada uno.
Por eso, mi mensaje no puede ser más que una humilde semilla, de aquello que con tu voz sembró en la poesía. Y Sí, aunque tu voz ha callado, tus palabras nos acompañaran por siempre. Maestro de una vida sencilla y sublime, has dejado en la humanidad un mensaje que ni el tiempo ni el silencio podrán hacernos olvidar. Cómo decir que ya no estás acá, si con cada una de tus letras estas acá entre nosotros por toda la eternidad. Cómo decir que te han llevado, si siempre fuiste un caminante que nunca fue de aquí ni de allá. Cómo decirte adiós, si con tus palabras siempre nos enseñaste a tener el corazón abierto para decir bienvenidos todos, pues todos somos hermanos.

 

Contigo por siempre,

 

 

 

comentarios