Lapislázuli Periódico - Cuando lo sueñes, se hará realidad



 

Hacerle luto a la ausencia

Por: Martha Ruiz


Como camaleón me encubro para disimular el dolor de tu ausencia, pero el desierto de la distancia, el desierto del silencio demuestran que sola estoy. Me visto de negro para hacerle el duelo a la imagen de tu presencia… quizá por hoy, también por mañana… quizá por mucho tiempo. No te lloraré eternamente, pero por momentos lamentaré no estar contigo… o quizá lo estés y lamente entonces tu presencia ausente; tu deseo de estar conmigo pero sin mí; porque soy mujer, no por ser yo. Me vestiré de verde esperanza si tus palabras insinúan un te quiero, si tus manos buscan las mías como insinuando que estamos juntos de corazón, que tu miedo desaparece por instantes y las huellas que he dejado en tu mente son más fuertes que él.
Me vestiré de colores para tener presente que no todo es tragedia y que la vida es un gran arco iris, un amplio calidoscopio, un día bogotano en que puede hacer calor, llover, hacer frío, haber tormenta y enseguida un refulgente sol. Me vestiré de blanco para calmar mi ira e invocar la calma; para que los demonios que me habitan no se manifiesten; al menos no tan agresivamente…
…De rojo, de rojo procuraré no hacerlo porque aunque seduce, también incita a los ajenos a hacerme presa de su ego. Porque el rojo enceguece la razón, y aunque el toro afrenta no por el color sino por la ondulación de la muletilla, ante los ojos humanos representa la sangre, el escándalo.
No me vestiré de rojo porque aunque no pretendo pasar por diosa, tampoco anhelo venderme como una manzana en el mercado.

 

Como camaleón me encubro para disimular el dolor de tu ausencia, pero el desierto de la distancia, el desierto del silencio demuestran que sola estoy. Me visto de negro para hacerle el duelo a la imagen de tu ser… quizá solo por hoy, quizá por mañana… quizá por mucho tiempo. No te lloraré eternamente, pero por momentos lamentaré no estar contigo… o quizá lo estés y lamente entonces tu presencia ausente; tu deseo de estar conmigo pero sin mí: porque soy mujer, no por que soy yo.

Me vestiré de verde esperanza si tus palabras insinúan un te quiero, si tus manos buscan las mías como insinuando que estamos juntos de corazón, que tu miedo desaparece por instantes y las huellas que he dejado en tu mente son más fuertes que él.

Me vestiré de colores para tener presente que no todo es tragedia y que la vida es un gran arco iris, un amplio calidoscopio, un día bogotano en que puede hacer calor, llover, hacer frío, haber tormenta y enseguida un exasperante sol. Me vestiré de blanco para calmar mi ira e invocar la calma; para que los demonios que me habitan no se manifiesten; al menos no tan agresivamente…

…De rojo, de rojo procuraré no hacerlo porque aunque seduce, también incita a los demonios de otros a hacerme presa de su ego. Porque el rojo enceguece la razón, y aunque el toro afrenta no por el color sino por la ondulación de la muletilla, ante los ojos humanos representa la sangre y el escándalo.
No me vestiré de rojo porque aunque no pretendo pasar por diosa, tampoco anhelo venderme como una manzana en el mercado.

comentarios

Biografía