Lapislázuli Periódico - Cuando lo sueñes, se hará realidad



HABLANDO, LEYENDO, ESCRIBIENDO
Por: Cesar Alexander Ruiz

Hablando me expreso pero me siento incompleto, las palabras  salen de mi boca como sale la gente de un bus en hora pico;  en total caos. Se congestionan en la salida, se rozan, se empujan las unas a las otras,  las enfadadas salen primero pasando por encima de todas las demás, las despistadas miran de un lado al otro,  se quedan algunas importantes por partir, se riegan en todas las  direcciones, se escapan primero las más afanadas, se sientan las más tranquilas y las más cansadas se quedan durmiendo con su cara pegada a la ventana. No he podido sentirme totalmente cómodo con lo que digo por exceso o por defecto. El habla, que debería ser el rey supremo de todas mis artes termina siendo el  infeliz mendigo.
Leyendo me descubro, conquisto las lejanas tierras de mi propio ser. Los libros que selecciono son mis espejos y mis sombras, ellos me conocen más que nadie.  Tantos autores, tantas historias,  tantos países, tantas épocas, tantas culturas. Todas ellas narran   con gran fidelidad los recuerdos de mi pasado, las vivencias de mi presente  y  los anhelos de mi porvenir. En ellos están las palabras que pensé, las frases que siempre añoré decir, los relatos que soñé, las conversaciones que disfruté, los errores que lamenté, las enseñanzas que aprendí, las páginas que olvidé,  las capítulos que viví.
Escribiendo me libero, con  letras  sigilosas cavo el túnel que dará escape a mi imaginación prisionera, rompo los fuertes eslabones de las cadenas que me atan  a las cuatro paredes de la prisión humana: el miedo, la resignación, la monotonía y la ignorancia. Imágenes y palabras  se integran en mi mente como cómplices de la huída, se organizan para ocultarme de la vigía falsedad, el sabio silencio  traza en el mapa de mis días el  camino a seguir y  la oscuridad me mimetiza de las perseguidoras luces que nacen en las torres de las apariencias. ¡Logro escapar! el bosque que crece en las tierras fértiles de la creatividad será mi morada.
Seguiré hablando, leyendo, escribiendo
Seguiré errando, meditando, viviendo.

 


 

comentarios

Biografía