Lapislázuli Periódico - Cuando lo sueñes, se hará realidad



 

La cultura, la identidad y el lenguaje de los pueblos en continuo riesgo por la interacción de las sociedades.

Por: Alejandro Jiménez-Schröder

 

Encontramos sobre la tierra gran cantidad de lenguas, las cuales contienen una representación ideológica, cultural, social y lingüística de determinados grupos de personas.
Estas lenguas y sus respectivas culturas se encuentran en continuo contacto entre sí, lo cual permite cuestionarnos ¿ Cuáles son las implicaciones culturales que conlleva el contacto de su multiplicidad siendo el lenguaje la base de la sociedad?; mirándolo desde una perspectiva donde la comunicaciones y la lengua se ven expuestos a la globalización y a una mayor influencia de medios externos, difundidos por mecanismos como la Internet.
Una consecuencia al aceptar esta interacción sin control de lenguas, es encontrarnos con un contexto sin fronteras, donde el concepto lenguaje y cultura tienden a fusionarse en una hegemonización basada en la implementación de un código único, posibilitando la interrelación de todas las personas.


En nuestro caso, conlleva a una pérdida de lenguas autóctonas y sus culturas debido a la implantación del sistema totalizante, con el Inglés, catalogado por muchos como idioma universal . Sin embrago, es difícil visualizar hasta donde llega este proceso de destrucción cultural sin tener en cuenta como lengua y cultura hacen parte del esquema principal de la sociedad, conceptos que pueden variar según puntos de vista y perspectivas con que se trabaje, según enfoques literarios, antropológicos, lingüísticos, sociológicos, entre otros.
Partiendo del concepto cultura; podemos definir ésta como “manifestaciones materiales y conceptuales propias y características de distintos grupos sociales”; podemos ver cómo el mundo actual está inmerso en una multiculturalidad diversificada de distintas manifestaciones, siendo unas culturas más predominantes que otras.


Una de las manifestaciones del concepto de cultura es “el lenguaje”, que se define como “el medio de socialización inherente al ser humano donde se establece una comunicación entre personas de una misma sociedad y por el cual se transmiten pensamientos, ideas y sentimientos; siendo el medio básico y fundamental para las relaciones interpersonales[1].
Del lenguaje, que permite la convivencia entre un grupo determinado, se desprenden unas herramientas que se denominan códigos, los cuales son la forma de transmisión de información para que así exista una comunicación. Dentro del lenguaje encontramos la lengua como la forma determinada de un grupo específico de expresar los códigos y entablar un proceso comunicativo. Genera así una problemática que se involucra con cimientos estructurales de las sociedades y una desestabilización en la cultura, la identidad y el lenguaje de cada grupo.
Es importante iniciar con un proceso de asimilación y arraigamiento a nivel social de esta problemática con el fin de entender la importancia que tiene la lengua materna dentro de cada cultura y como ciertos procesos de interacciones sociales tienden ocasionalmente a destruir esta diversidad lingüística que fundamenta las estructuras de las sociedades. Sin embargo, esta interacción entre lenguas y culturas tampoco puede ser suprimida pues coartaría la capacidad del lenguaje de interactuar para transformarse con el fin de suplir las necesidades presentes.
[1] Bernárdez Enrique (1995). Teoría y epistemología del texto. Madrid, Cátedra. Comunicación y Lenguaje

 

 

comentarios

Biografía