Lapislázuli Periódico - Cuando lo sueñes, se hará realidad



 

Masas conformistas deambulan como narcotizadas en la sociedad y noentendemos el por qué no hay capacidad de reacción, ni siquiera deasombro, ante tanta injusticia, ante tanta inequidad, ante tantamentira. La anhelada espera del líder por muchos años, por todos lossiglos, lo ven y lo sienten en el sillón del poder, pero no sentado,sino en plena acción, de gobernante enérgico; ahora sí llegó, ahoraestá, y aquí se queda.....y la masa, impávida, cree haberlo encontradoy su esperanza es perpetuarlo porque ahora sí las cosas funcionan,ahora sí, todo marcha bien, o como decía un candidato derrotado, elmás derrotado, pero con la frente en alto, "ahora sí están felicesporque tienen a su líder en el trono, sin importarles que esta noche ylas que siguen.... se acuesten con el estómago vacío".Criticamos al status quo y a los medios de comunicación al serviciodel status quo de inyectar de manera pausada, lenta, creciente eininteligible el somnífero eficaz en lo colectivo hacia una comunidadhastiada de la violencia. Y todos, a plena voz, entonan el himno de lano-violencia, aunque la sangre derramada, la muerte misma, y lo que espeor, la pérdida de la esperanza o la incertidumbre del camino haciaun punto de no retorno, subyace en la esencia misma del poder, y loperpetúa.Alejandro, me alegro mucho por tu mensaje, refresca la mente y descansa el alma. Te felicito, porque señalas un camino, porque asumesun compromiso de buscar verdadero liderazgo en lo colectivo, no delelegido, no en el poder de las armas, de los fusiles, lo cualrechazamos porque profundiza la violencia, invisibiliza la utopía ydestruye los sueños para la consecución de una mejor sociedad, másdigna, de un mejor vivir, sino del poder de la palabra escrita, elpoder de las letras. La historia de la humanidad demuestra tal poder,tu mencionas algunos ejemplos.Tu invitación a escribir para alcanzar la utopía de un mundo mejor esun mensaje de sabios a pesar de tu corta edad, y aún más corta cuandoinvitabas en tu colegio, siendo un niño, con la consigna “vamos apensar, vamos a soñar”. El contenido profundo de tu reflexión invita atrabajar, a través de la literatura, a construir y consolidarliderazgos colectivos de seres pensantes, de apóstatas de la inercia,para un mejor entender de nuestro contexto, de un conocimientoprofundo de las relaciones e interacciones sociales, un aporte real alavance de la humanidad, que permita que esas masas adormiladasdespierten, para soñar y trabajar por una sociedad mejor.Nuestro país es de muchas complejidades, nuestra América Latina y elCaribe requiere ser entendida e interpretada en su esencia, en suimportancia vital, porque es diferente. Entiendo tu invitación hacialos aportes colectivos mediante la escritura para influir en latransformación social. Es una invitación hacia la paz, pero no en lapasividad del ver pasar, no cómplices con la violencia que asfixia,sino de actuar, con conocimiento y en búsqueda de el, con experiencia,y en búsqueda de ella, como medios para aportar hacia una sociedadmejor, a través de las letras.

 

Gabriel Jiménez, Bogotá, 14 de junio de 2008.