facebook
youtube
creativecommons
rss
ning

barner

 

ALEJANDRA JARAMILLO

II PARTE

Lapislázuli: Va como una escritura muy unida a la vida, con las experiencias. Un poco analizando lo que decías. Vas a los Estados Unidos, realizas la maestría y renace ese deseo de escribir. ¿Esas construcciones que vas haciendo, ficciones, diarios, el acto de escribir? Van construyendo sociedad en ese sentido? 

 

Alejandra J: Si, ahí hay varias cosas. Lo primero es que yo siento, no se como será dentro de diez años o mas adelante, pero por ahora un poco mi intuición lo que voy viviendo es que por ejemplo cuando estaba viviendo en Estados Unidos tuve un tiempito que escribí un grupo de cuentos, luego me cansé pero un día me llegó una frase de nuevo, el juego de las frases yo lo heredo muchísimo de Cortazar, yo siento que los inicios de los cuentos de Cortazar es de lo mas magistral que yo conozco en eso. En que la primera frase lo pone a uno en la mitad de la historia y entonces uno ya no puede salirse, pero además se siente completamente perdido y adentro. Si, es como una sensación rarísima de yo no se donde es que estoy pero, ya estoy aquí metido y tengo que seguir. Y entonces en un momento me llega algo así, y yo comienzo a escribir y me sale el primer día una pagina, y al otro día otra, y al otro día otra y de repente me doy cuenta que eso ya no era un cuento, que eso es otra cosa y se fue formando una novela. Hay un punto del proceso en el que ya  comienzo a tener que organizarlo para ver para donde va,    y voy intentando más o menos organizando eso y bueno, al final sale una novela que esta muy relacionada con una serie de necesidades que yo tenia de mi relación con Bogotá y ciertos procesos del idealismo político y va saliendo, va saliendo y Salió, y es La Ciudad Sitiada. Pero luego empieza algo que para mi por ahora es una sensación de ese asumirse como escritor, o escritora en términos de una practica, que es hacerme preguntas temáticas, históricas, vivénciales , preguntas formales en las que me voy relacionado, entonces, por ejemplo yo quería escribir una novela, en ese momento cuando había acabado la Ciudad Sitiada y dije yo quiero hacer una novela que me implique un ejercicio que probablemente si no me lo pongo hacer no lo haría nunca, que pueden ser esos ejercicios como dice Piedad Bonete que son para soltar la mano, que era construir unas historias de unos personajes muy claros. Como que yo tenia que armarme la imagen de personajes,  por que a mi como me interesa escribir a veces mas como cosas que son  un poco mas aleatorias y allí estaba yo jugando con cómo hacer las cosas mas claras, mas evidentes y construir los personajes,   y el mundo y la familia de cada uno, y esa es otra novela que ya esta terminada.  Y luego, pero un poco lo que quería decir es que yo siento que parte de ese escribir ya mas conciente, que no esta relacionado con que a los cinco años le dictara cuentos a mi papa o no, que creo que lo hemos hecho todos, claro se vuelve romántico y bonito decir que uno lo hizo a los cinco, pero a mi no me parece que sea lo importante, lo importante es que hay un momento en que uno se va volviendo conciente de que ese deseo y esa necesidad de escribir se vuelve parte de la vida cotidiana  de uno, esta hay constantemente y uno esta pensándose, haciéndose preguntas. Ahora, cuando tu me preguntas de si es una literatura social, yo pienso que no hay ninguna literatura que no sea social, así sea la literatura que mas quisiera o que haga el gesto mas fuerte de romper con cualquier posibilidad de vinculo con el mundo, eso es una forma de vinculo con el mundo. Esa es una forma de hablar de una época en la cual la gente necesita no mirar el mundo real, pero le esta dando pistas a uno sobre una época. Yo creo que toda literatura esta en juego con el mundo, esta ubicada, esta sentada en lugares en los que esta siendo construida y adicionalmente creo que no hay originalidad. Creo que la literatura se escribe por generaciones, por grupos, por flujos de conocimientos, de pensamientos, de vivencias, por un montón de cruces en los cuales uno no escribe solo. Entonces yo lo que creo es que,  sí, puede ser pretencioso, y quizás yo no me siento pensando como hago yo para cambiar el mundo en la medida en que escribo, pero si se que estoy pensando cual es el mundo en que vivo y que constantemente mi manera de leer literatura, de leer la realidad, de leer, de escribir, para mi esa pregunta es muy importante. ¿Cómo es este mundo? Y que es lo que uno puede recrear y contar que es lo importante de seguir mostrando sobre ese mundo. Entonces,  yo si creo que la literatura esta en esa relación, para mi no es posible pensar que no, ahora, yo no estoy diciendo con eso que una persona no puede decidir hacer un análisis de una novela en términos solo estético, no, hágalo…eso es una cuestión de cada cual, cada cual analiza una novela como le interese, como le gusta, pero no creo que la cuestión sea porque es La manera en que debe hacerse o porque esa obra no este en relación con el mundo. Creo que hay una mundaneidad permanente a la literatura.

 

Lapislázuli: Es interesante que menciones ambos caminos, la literatura como reflejo de la sociedad en donde el escritor toma las experiencias de su entorno reflejando el mundo desde su concepción, y al mismo tiempo la literatura generando un impacto sobre el mundo. ¿Así es?

 

Alejandra J: si claro, es mas, yo creo que la realidad esta constituida por la multiplicidad de discursos posibles que se construyen en torno a ella. Discursos no solo escritos o hablados, sino también de sensaciones, de sensibilidad, es como un conglomerado de experiencias y de textos,  y no algo que uno pueda decir es esto algo verdadero. Creo que eso no existe. Esa búsqueda de la realidad esto es A o B, yo creo que ese es el vació en el que estamos parados siempre. Lo que existen son todos los flujos que de ella podemos ir rastreando y en ese sentido creo que la literatura es supremamente privilegiada y además muy pragmática, que la literatura siempre esta dando cuenta de muchos de esos flujos, ¿si? Esta mostrando caras muy ocultas en muchos momentos,  y creo que por eso la hace muy importante. A mi me parece que si, que eso siempre esta hay.

 

Lapislázuli: Más adelante iba realizarte unas preguntas sobre la relación de Literatura y cine, pero ahora escuchándote se acomoda muy bien la película MATRIX y la forma en que la literatura se introduce en ese juego de discursos. ¿En ese sentido el escritor que vendría a jugar?

 

Alejandra J: A mi me parece que lo mas interesante, y la escritura que me parece mas interesante es la que siente que puede develar cosas, pero nunca que siente que esta dando verdades, digamos. Claro, esta diciendo lo que piensa una persona, y por supuesto, uno tiene una posición y esa es su posición, yo quisiera que uno pudiera a su posición dejarla siempre en entre dicho, pero eso no es tan fácil y que en la literatura a uno le cuesta mucho hacer eso. Yo quisiera llegar a ese punto de incertidumbre, pero a mi me parece que lo mas interesante son las personas que logran hacer es precisamente levantar capas y telas de lo que es el mundo social, y el mundo del pensamiento, del conocimiento, de la sensibilidad, lo que sea, y mostrar como esos lenguajes, esos discursos que sean construidos. Ahora, creo que es el discurso de nuestra época. 

 

 Lapislázuli: Con la película de Matrix nos viene el problema de los discursos relacionados con las cuestiones de ideología, discursos de imposición, de dominación. ¿Qué papel tiene el escritor allí?

 

Alejandra J: Si, por eso te decía que lo que yo siento es que…..y  no solo los escritores y escritoras, yo creo que la tarea de quienes queremos entender también esta en ayudar para que la gente entienda como se tejen esos discursos, como hay unas narrativas que hacen que uno actué de una manera que esta perpetuando comportamientos, o sistemas sociales que uno de alguna manera podría estar pensando que no le interesan. ¿Si? Como la vida cotidiana esta relacionada con todo eso, a mi me gusta por ejemplo mucho un texto de Ricardo Piglia que se llama “Tres propuestas y las cinco dificultades”, esta jugando un poco con las idea de las Seis propuestas de Italo Calvino, pero el dice que hay que hacer las que son para Latinoamérica y entonces el hace tres y en sus propuestas tiene una que el llama la claridad y el dice que nosotros vivimos en un mundo de la ilusión de que todo se ve, de la información, de que todo sucede al tiempo, que todo lo vemos, y el dice que es la época mas turbia en la que hemos podido estar. Que esa información es absolutamente disminuida, pequeña, tonta, pobre, pero profundamente manipuladora claro, eso si hay un sistema ideológico detrás que esta ayudando a que se sostenga cierto tipo de sociedad, y cierto tipo de sistema económicos y políticos. El dice que la claridad que deben usar los escritores es hacer visible como se construyen esas narrativas, es decir, cómo el poder implica narrativas que redundan en violencia: no necesariamente en violencia física, por supuesto, también esa, necesaria siempre en el poder, pero la del conocimiento que es muy importante. Entonces, yo si creo, yo también pienso que la escritura debería ayudar a debelar eso, a mostrar hacer claro ese mundo tan turbio en el que estamos que nos parece muy claro por que claro, tiene colores, y fotos, imágenes maravillosas.

 

Lapislázuli: mencionas los géneros de novela, cuento. ¿Para ti que significan esas distinciones que se han creado tan canónicamente? O simplemente es una forma de aproximarse 

 

Alejandra J: No, yo creo que nuestra época ha desestabilizado mucho los géneros como en términos canónicos, aunque yo tengo la sensación que estamos volviendo a unos ciertos realismos, a unos ciertos cuidados de los géneros, pero en muchos casos no; digamos,  la novela del siglo XX sobre todo, es una novela que rompe fuertemente con el sentido de la novela como género clásico, pero para mi, yo si creo que la noción cuento-novela, en mi caso la postal que estaría relacionado con el micro relato , con el relato breve,    que esos tres géneros, si le dan a uno posibilidades de trabajar, como de moldear la historia que quiere contar, que necesita contar, por que no cualquier historia da  para cualquier cosa. No es posible pensar que cualquier historia a uno le va dar para una novela, o para un cuento…no, hay historias que nacen como un micro cuento, pero que luego uno las puede convertir en una novela y luego se puede convertir en un cuento… Pero si me parece  que es funcional tener esas posibilidades porque uno va sintiendo que hay cosas que pueden contarse de una manera o de otra. Ahora, igual cuando uno hace cuento, o cuando uno hace novela, esto, siempre  esta viendo cuales son las posibilidades de su propio relato. ¿Qué tipo de voces necesita? ¿Qué tipo de rupturas con esos géneros tradicionales uno necesita hacer? Por que esta es contando un relato que le va pidiendo y que le va marcando a uno el derrotero, o viceversa, que uno se lo va marcando en la medida en que hay ese juego entre el relato y uno. Y las decisiones que el escritor va tomando y va diciendo, me parece que esto debe hacerse así o así, y yo si siento que uno siempre esta muy, Muyy relacionado con esas decisiones.

 

Lapislázuli: ¿En esa medida, hay algún género específico, que te permita desarrollarte más libremente? ¿El cuento, la novela? ¿Algún genero predilecto?

 

Alejandra J: No, yo los necesito todos, todo el tiempo. Necesito el ensayo, necesito el cuento...necesito todos, por que son posibilidades. Es mas, por momentos (nunca he escrito crónica) pero a veces siento que de pronto la crónica puede ser otra salida. No, yo creo que es lo mismo que me pasa a mi con la teoría literaria, que a uno para lo que le sirve es para tener un montón de opciones, no para tener que casarse con ninguna; entonces hay están, hay múltiples opciones, yo hace mucho tiempo no transito por la opción poética, poética de la poesía, pero si se que uso lenguaje que en muchos momentos esta bordeando con la relación con la poesía, pero si me parece que es muy importante tener esa posibilidad que uno pueda tener es posibilidad de pasar de un cuento de dos frases a una novela de, por ahora voy en trescientas veinte paginas digamos, y que pueden estar esos dos extremos jugando.

 

Lapislázuli: has mencionado dos escritores importantes en Latinoamérica que son Piglia y Sabato,  además de estas dos  ¿que otras influencias has tenido a nivel de grandes escritores? Y que hayas sentido que te han transformado.

 

Alejandra J: Para mi ha sido muy importante las mujeres. Las escritoras. Alba Lucia Ángel por ejemplo es una de las escritoras que para mi han sido mas importantes y creo que han marcado un hito fuerte además en mi escritura, Clarice Lispector también, Diamela Eltit, digamos, siento que en  ella todavía no me veo reflejada yo, en lo que escribo, pero que me encanta, me gusta mucho. Por supuesto también allí atrás esta Virginia Wolf y esta Marguerite Yourcenar, que han sido también otras escritoras que han marcado mucho mi lectura, mi escritura, todo. Y otros escritores, mencioné también a Cortazar, yo creo que Argueda es otro escritor que para mi ha sido importante, su visión de la muerte en “Zorro arriba Zorro abajo” Me parece que es muy impactante y su relación con el tema de ese encuentro imposible de los indígenas y los españoles, y ese mundo como occidental, me parece muy importante... También otros escritores, son muchísimos…Borges, A sido muchísimo, García Márquez también….  

 

Lapislázuli: ¿Muchos escritores del siglo XX?

 

Alejandra J: Si, si…mi mundo más cercano ha estado en el siglo XX. Yo por ejemplo no tengo mucha cercanía con la literatura del siglo XIX, en el mundo colonial a mi me interesa sobre todo  (ni siquiera el colonial) a mi me interesa la literatura Prehispánica. Sor Juana me parece una escritora impresionante, al mismo tiempo yo tengo muchas dudas con el pase de agache, con la treta débil de Sor Juana. Siento que es una marca de Sor Juana a las mujeres latinoamericanas muy fuerte, como que una de nuestras mayores precursoras es ella, de todas maneras ella prefiere silenciarse y no es como lo que yo quisiera…

 

Lapislázuli: Es interesante, ahora estas metiendo un discurso de géneros ¿cómo has metido eso en tu vida? Por ejemplo cuando mencionas Virginia Wolf, que ha sido la primera escritora que hace la apertura de la literatura femenina… ¿puede hablarse de feminismo o simplemente es una condición de escritura femenina como   condición de género, o como cuestión estética?

 

Alejandra J: No, pues hay yo tengo un montón de elementos que he pensado por mucho tiempo. Yo si creo que hay una diferencia, creo que es de género. Digamos, yo si creo que lo biológico nos marca, pero lo biológico no es lo que fundamentalmente organiza la manera en que nos desenvolvemos como hombres o como mujeres. Me parece que esa es una cuestión cultural y en esa construcción cultural los hombres y las mujeres estamos permanentemente tratando de poder discernir cómo nos relacionamos con ese mundo, Y en ese sentido creo que hay una escritura femenina, que las mujeres han venido haciendo en el último siglo, desde Virginia Wolf  probablemente, pero también hay muchísimo anterior súper impactante…Que ha estado parada precisamente en ver las contradicciones de nuestro participar en un mundo tan patriarcal, pero de tener practicas también vitales de un mundo que busca otras salidas menos violentas. Pero es que eso es muy complicado por que a mi no me gusta verlo en términos de masculino o femenino como hombre y mujer, por que entonces a mi me parece absurdo que nos imaginemos que el problema sean los hombres. Noo, el mundo que nos hemos inventado, lo hemos inventado hombres y mujeres. ¡Claro!, el poder lo han tenido principalmente los hombres, si, pero la cultura la hemos construido conjuntamente. Entonces, a mi lo que me parece evidente es que si tenemos que hacer visible es en manos de quien ha estado, y eso que implicaciones tiene, para las mujeres, para los que son del tercer mundo y no del primero, ¿si? Hay una geopolítica que es muy importante, y eso hay que tenerlo en cuenta. Pero no como algo que debe llevarse únicamente como el problema entonces son los hombres los del problema, por que no,  el problema hemos sido todos. Claro, insisto, hay que mirar donde esta el poder. Digamos, o los poderes principalmente, pero también creo que es practica de las mujeres de lograr construir una voz a lo largo de los siglos en la literatura es una practica que ha tenido caras distintas, y caras en las que yo me siento mas cómoda, por eso he mencionado el caso de Sor Juana. A mi Sor Juana me encanta, pero Sor Juana me parece que es poco revolucionaria finalmente en su actitud frente al campo de derecho de  posibilidad de las mujeres escritoras. Ella inicia creando ese espacio, pero cuando le dicen “cállese” ella de alguna manera al final termina callándose. En cambio no siento eso con una Virginia Wolf, no siento eso con una escritora que me gusta muchísimo Monique Wittig que escribe un libro que se llama “Las guerrilleras”, un libro que se llama “El cuerpo lesbiano” que es toda una exploración sobre cual es el mundo de la sexualidad femenina , qué implicaciones tiene , cómo hemos venido viviéndonos en el cuerpo, en la escritura, en el conocimiento, cómo eso que diferenciamos entre lo femenino y lo masculino ha hecho que las mujeres transitemos por unos terrenos de conocer de mundos distintos y nos permite todas esas sensibilidades que posiblemente un  hombre  también puede tener, pero que en nosotras se ha exacerbado , y eso nos permite escribir diferente, mirar cosas desde otras formas. ¿no? Eso a mi me interesa mucho.

 

Lapislázuli: aparte de esa consolidar una voz femenina, de hemos ganado unos espacios, ¿Qué otros objetivos o metas podría buscarse con una escritura femenina?

 

Alejandra J: A mi me parece que lo importante del mundo de lo femenino es que no quiera sostener el poder como esta organizado en nuestra época, digamos que podamos utilizar esas estrategias que lo que permiten es desestabilizar. ¿En que sentido? Yo recuerdo los grupos de feministas en cierta época, en los 70´ por ejemplo en los Estados Unidos  que querían hacer servicio militar. Mujeres que en pro de la igualdad, querían acceder  a todos esos espacios que habían tenido los hombres, y luego por supuesto aparece la noción de diferencia en donde dice ¿para que queremos irnos a la guerra si lo que necesitamos es que los hombres no vallan a la guerra? Si, no queremos un mundo en donde todos seamos iguales para hacer lo que no creemos que no es necesario hacer. Entonces me parece que lo interesante seria ver dentro de un mundo que hay elementos disímiles en juego, como podríamos desacerbar otros que por alguna razón han sido relacionados con las mujeres, con lo femenino. Como podríamos desacerbar eso y bajarle a otros que han sido tan graves para  nuestra época. Probablemente yo no tengo mucha esperanza de que eso pueda suceder o que eso sea fácil de que suceda como un sistema económico que privilegia el egoísmo. ¿Si? Entonces uno dice claro, en un sistema de estos es poco probable que eso sea transformable cuando no todo el mundo no  quiera acumular y eso, pero de alguna manera hay unas practica de lo femenino que no privilegian eso y que podrían también mostrarse. Pero no solo del femenino, uno se lo encuentra en el mundo de los indígenas, la resistencia civil de los indígenas, se lo encuentra en un montón de otros espacios y que uno tendría que poder salirse del pensamiento binario y no necesitar todo eso que no sea violento y no llamarlo femenino, y lo que si es violento masculino. No, pongámosle otros nombres, inventémonos otra manera de nombrar eso para salirnos de esa binariedad.

 

 

Lapislázuli: El feminismo en esta sociedad como esta consolidado, en una sociedad capitalista, la mujer busca una independencia económica para buscar esa igualdad. Más o menos así es como esta configurado el discurso. En repercusión de eso ha habido un abandono de la familia y un detrimento en las construcciones sociales. ¿Cómo analizas esa situación?

 

Alejandra J: No, por eso te decía que ojala pudiéramos pensarnos las prácticas femeninas desde un lugar en el que no tengamos que ayudar a sostener el sistema. Si, entonces lo importante seria que en ves de que las mujeres quieran tener un poder de adquisición similar y además salir a comprar como compran, compulsivamente, que son las que sostienen altamente el capitalismo, entre mas poder de adquisición tienen, el capitalismo mas se alimenta con la compra de esas mujeres que es una enfermedad tremenda, que por supuesto, yo también la he vivido, pero que siento que cada vez voy reduciéndola al máximo, que pudiéramos entonces buscar unas practicas que nos saquen de esas dinámicas, una es eso, lo que tu estas diciendo , ¿porqué asumir que la maternidad hay que vivirla como algo necesariamente paralelo a un éxito, a un gran éxito profesional? Cuando eso es una falacia, eso no es posible. Uno no puede tener unos hijos y estar muy cerca de ellos, si al mismo tiempo quiere estar en un lugar en el que tiene que trabajar catorce horas diarias. Eso es imposible. Entonces, cómo negociar con esas cosas. Y yo lo que creo es que es posible si uno no esta en función de esos paradigmas que no solo es el problema del paradigma con los hombres, sino el paradigma de una sociedad que dice usted es exitosa, usted vale la pena si usted tiene tantas cosas, si usted llega a tal lugar, si usted hace tales cosas. Cómo uno puede quitarse de ese lugar y decir, ¡Noo!, yo puedo ganar mucho menos por este tiempo y  ojala, por la vida, para estar mas tranquilo ante la vida y dedicarles más tiempo a mis hijos. ¡Pero hay muchas mujeres que sienten que eso seria atentar contra su proyecto de mujer! Para mi, me produce mucho orgullo sentir que como feminista asumo ese proyecto de estar muy cerca de mis hijos por que me parece que eso es lo que de alguna manera puede ayudar a que el mundo no este tan dramático como es.

 

Lapislázuli: ¿En esa medida el arte jugaría un papel de quitar esas dualidades, y de generar múltiples discursos?

 

Alejandra J: ¡Podría! Podría generar múltiples discursos, no siempre lo hace. Yo creo que en el arte si hay múltiples discursos.

 

Lapislázuli: ¿entonces debería?

 

Alejandra J: Podría, yo lo dejo en podría por que no creo que tampoco haya que decirle a ningún lenguaje usted debe ser X cosa. No, los lenguajes son lo que van pudiendo ser además, pero ojala ...y a mi si me parece que es importante que uno pueda cuestionar la manera en que asumimos, la manera en que se asume en nuestra época que las practicas sexuales como construcción de identidad deben estar ligadas a procesos de consumo. Eso me parece que es una cosa terrible, si, porque entonces el proceso de los homosexuales en un país como el nuestro aun esta empezando, pero en Estados Unidos por ejemplo, ellos han asumido que la manera de encontrar ese nicho que les permite existir en esta sociedad es mientras sean capaces de tener una gran posibilidad de consumo. De dar cuenta de una adquisición muy alta, entonces uno dice, que transforma a una sociedad como la nuestra que las personas que tienen una decisión de identidad que contradice un poco el mundo más hegemónico, de alguna manera lo que hagan es creerle a ese mundo hegemónico y jugarle a ese mundo hegemónico el mismo juego para mantener su sexualidad, pero no para repensarse que tipo de sujeto somos. ¿Cómo nos relacionamos con el mundo de lo político, el mundo del conocimiento, junto con el mundo de lo económico?