Lapislázuli Periódico - Cuando lo sueñes, se hará realidad



Editorial Marzo 2011

L@ arroba en las mujeres
Por: Alejandro Jiménez Schroeder
Director Lapislázuli Periódico

 

“Ha llegado la hora de las mujeres que construyen realidades para hallar sentido a sus vidas, y su existencia se asume como algo más trascendental que la definición desde alteridades y contrastes dualistas. Su identidad es fuente de inspiración, y su reivindicación es una conquista a sí misma, y no tan solo en el nivel de dominación “

Queridas lectoras, amigas y compañeras de Lapislázuli Periódico. Apreciados lectores. Es un gusto y un honor para mí poder dedicar unas palabras dando un reconocimiento a la labor que realizan día tras día cada una de las mujeres desde los roles que desempeña en la sociedad, aun cuando en ocasiones, estos pasan desapercibidos o son invisibilizados; y sin embargo, son el sustento de nuestra sociedad.


Desde 1911 el mundo conmemora (distinto a celebrar) el Día Internacional de la Mujer, como un homenaje y reconocimiento a la lucha que han venido dando las mujeres en todo el mundo para conseguir una igualdad de derechos y oportunidades. Pero el 8 de marzo no solo ha quedado en reivindicar aquellos derechos de las mujeres trabajadoras, sino ha trascendido a la conquista de nuevos escenarios, espacios, y discursos.


En nuestros tiempos de globalización de las comunicaciones, donde la Internet juega un rol supremamente importante, se ha impuesto como costumbre en diferentes escenarios escritos el uso del símbolo @ (arroba) como un término comodín, para integrar en una sola palabra los géneros femenino y masculino, en apariencia como signo del trato igualitario entre mujeres y hombres.
Cuando pensaba en la arroba para involucrar a mujeres y hombres en un solo término, la primera inquietud que venía a mí era el analizar si hay un lenguaje excluyente y sexista, si esta característica corresponde a los idiomas en general, o era fundamentalmente del Español. Pero el añadir un criterio de género a las palabras, en su afán de igualar lo femenino y lo masculino, pienso que es trivial, pero además, incorrecto si se refiere al uso del lenguaje. Un vocablo puede ser masculino en un idioma, y ese mismo término, ser femenino en otro idioma; el género es una categoría gramatical, no hace referencia a determinada condición sexual ni implica discriminación, no se emplea para referirse sólo a los individuos de sexo masculino, sino para designar a todos los individuos de la especie, sin distinción de sexo. Sin embargo, cada idioma tiene un sinnúmero de palabras cuando se trata de hacer distinciones de grupos etáreos, incluyendo el sexo. Comulgo con la afirmación reiterada que el sexismo no está en la lengua sino en la mente de quien habla.
Si se intenta establecer los avances en el desarrollo de la equidad entre mujeres y hombres a través del uso de la arroba, esto es solo una simple pérdida de oportunidades, mientras la mujer siga siendo víctima de malos tratos, de desigualdad laboral, o mientras mantengan su perfil de objeto sexual en pautas publicitarias. En esas condiciones la arroba no sustituye una perspectiva de iguales, y menos si detrás de quien escribe, existe un machista, o un sexista en cualquiera de sus modalidades. Por tanto, el escogido símbolo @ no resuelve un problema que es mucho más complejo, que usar una u otra palabra determinada. @ no es equidad de géneros, todo lo contrario, invisibiliza una lucha por la equidad.


Las modas o costumbres terminan por hacernos olvidar dónde está la forma y dónde el contenido del asunto, por eso, creo que esto de la arroba pasa a un segundo plano al evidenciar que entrar en este dilema es hacer parte de una discusión sin fin, pues en el fondo, la pregunta es ¿qué tipo de inclusiones y participaciones está construyendo nuestra sociedad en favor de la mujer?
“¡Yo tengo, yo puedo, yo compro, yo soy!” Se nos presenta como una promesa de éxito, un modo de vida de consumo cuando el PODER adquisitivo para la satisfacción de las necesidades materiales desplaza las necesidades sublimes y los valores espirituales. Si bien es cierto que la lucha por la reivindicación de derechos y la garantía de iguales oportunidades debe ser una labor fundamental para tener una sociedad más equitativa, el asumir lo femenino debe ser una pregunta vital desde la cual comprometerse con un rol activo y propositivo en la sociedad.
Mujeres con igualdad de derechos no significa igualdad de sexos, y por cierto, somos muy diferentes. ¡Que viva la diferencia! Palabras, palabras….  lo que se considera femenino, lo que es femenino ¿Por qué y para qué?


Abogar por los derechos de la mujer no debe ser la aniquilación de la expresión de la esencia de mujer, pues en la reivindicación por igualdades del Ser Mujer aparece involucrada la misma contradicción de libertad perdida que ellas mismas requieren en su papel protagónico en la sociedad, en el hogar, en el cuidado de sus hijos, en el ámbito laboral ¿Cuáles mujeres invisibilizadas? ¿marginadas? Seguramente no las encontraremos en aquellas que vislumbran la igualdad de derechos en el ejercicio de labores antes consideradas de exclusividad masculina, quienes empuñan las armas y se alistan para la guerra, o quienes engrosan filas crecientes del sicariato, como tampoco, en un ordenamiento de un mismo sistema económico, que en otra de sus facetas propende por mantener la imagen de mujer mercancía, de publicidad sexista, de pornografía, la que inspira grandes negocios –independientemente si son manejados por hombres o por mujeres- a partir de las exclusiones, así como de la explotación de lo superfluo y las debilidades sociales.


La marginación no es nada difícil de encontrar en aquellas mujeres que en un sistema corrupto se invisibiliza su labor en la lucha cotidiana, por sacar adelante a sus hijos actuando en condiciones deprimidas, o siendo víctimas del maltrato físico, mental y moral, aferradas en hogares destruidos, o en desigualdad de condiciones laborales, o acosadas en sus lugares de trabajo.…..


Abogar por los derechos de la mujer no debe ser la aniquilación de la expresión de la mujer, ni su neutralización con el uso de supuesta terminología que la invisibiliza … Queremos coadyuvar en la lucha por la equidad de las mujeres en todos los ámbitos de la sociedad, Mujeres Sensibles, Sinceras y Auténticas, que no requieran recurrir al cuarto del lado para expresar su intimidad con decisión, por el derecho fundamental de toda mujer en asumir su existencia para buscar la felicidad. Abogamos por la conquista de los “derechos”, no planteada como una confrontación entre vencedores y vencidos, no en el poder que brinda otro, no en los imaginarios de mujeres invencibles, o autosuficientes. Un silencio, y la imposibilidad de desafiar a la historia y a la memoria colectiva, parecieran sumir a las mujeres como piezas de un engranaje de la sociedad
La pregunta entonces hoy en el 2011 vuelve a ser ¿qué es ser mujer? ¿Y cómo este deber ser tiene una corresponsabilidad con lo que exige de la sociedad? Es acaso el aspecto poder adquisitivo, material, lo que las mujeres están buscando para su felicidad? ¿Es el introducirse en una competencia de géneros para demostrar capacidades?
El reconocimiento de la Mujer parte de sí misma. En la posibilidad de cambiar el discurso para concebir su propio poder. En reconocer sus sueños, sus deseos y anhelos como parte de su esencia vital.

SUSCRíBETE PARA RECIBIR NUESTROS BOLETINES SEMANALES

* campo requerido

 

 

 



Ediciones anteriores
¡Ay, Joe! Lloramos tu partida, pero seguiremos bailando con tu legado
¿Derechos de autor o autores con derechos?
Alcanzando los sueños
Buscando las oportunidades para hacer tú sueño realidad. 
Cuando decidimos matar el silencio
Editorial navidad 2010
El arte de comunicar desde la represión: ¿y si el arte se queda sin internet?
El día del idioma entre la internet,la globalización y el spanglish
El idioma español y su fiesta
Etnias: la nueva expresión literaria y artística indígena a través de la internet.
Hay festival en cartagena y las contradicciones en su entorno.
Inicia un año engalanado en sueños literarios
 
Lapislázuli periódico en la cumbre mundial de paz
Las letras en el fútbol: la expresión de un juego que une a la humanidad
Los individuos invisibles de las redes sociales
Museos en extinción: las bibliotecas familiares
Renovamos imagen para fortalecer nuestros principios
Voces femeninas en la literatura