Lapislázuli Periódico - Cuando lo sueñes, se hará realidad



 


Editorial  Enero 2014
Transforma el Arte

De los sueños que se esconden en la imaginación se construirán mundos mejores”  Manifiesto futurista, movimiento del surrealismo y precursores del realismo mágico

Orlando furioso es el poema épico escrito por Ariosto en el 1532 en el cual, su personaje, Orlando Furioso, viaja a la luna, el lugar de las cosas perdidas, por amor. Hacia el año 1864 el escritor francés Julio Verne se encontraba publicando una serie de obras (60 en total) que harían parte de los Viajes extraordinarios entre los cuales se encuentra “Viaje al centro de la Tierra”, y “De la Tierra a la Luna”. Noventa y siete años después, el 12 de abril de 1961, el cosmonauta soviético Yuri Gagarin haría el que sería el primer vuelo espacial en la órbita alrededor de la Tierra.


Este es quizás el ejemplo más notable de los muchos que podremos encontrar alrededor de la literatura de los autores que, con su pluma, han cambiado la historia de la humanidad dando un paso para acercar la frontera que separa la realidad de la imaginación.


La compleja situación por la que atraviesa la humanidad puede rastrearse desde tiempos antiguos. En siglos más recientes, las divergencias entre de lo sensitivo, la imaginación, la racionalidad, el cientifismo, la modernidad. Ha residido en el pensamiento humano la visión Teo-centrista del misticismo religioso de la Edad Media; luego, durante la Ilustración en los siglos XVII y XVIII, las “luces de la razón” que lleva a la virtud y a la felicidad, alejado de lo sobrenatural; posteriormente el Positivismo de principios de Siglo XIX, con el método científico para llegar al conocimiento auténtico. Y sin embargo, elegir entre las diferentes posturas que han permeado a la sociedad, parecen antagónicas. Ahora más que nunca en un mundo globalizado, el ser humano comprende que vivir armónicamente requiere complementar sus perspectivas y sus ideales, con la inteligencia y la sensibilidad de la mano, y la tolerancia a las ideas ajenas que coadyuvan a fortalecer el diseño de nuevos caminos para la humanidad, y cambiarlo.


Maravilloso ejemplo es la novela “El Principito” del francés Saint-Exupéry, escrita en 1943, donde se deja entrever cómo el desarrollo tecnológico, y la cientificidad del mundo, no puede remplazar las cosas elementales de la existencia del ser humano, que en palabras del Zorro sería: “Es muy simple: no se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos.” La cual guarda gran cercanía con el proverbio de Pascal que dice “El corazón tiene razones que la razón ignora”.


¿Pero quién podría soñar paraísos sin conocer el infierno? Tal es el caso de la obra de Dante Alighieri o de la escritora británica Mary Shelley que en su libro “El último hombre” retrata un mundo devastado. Libro, que de igual forma se inserta dentro del género de futurismo, así como las obras de Orson Welles y George Orwell con sus obras “La guerra de los mundos” y “1984“.


La literatura nos da el poder de plasmar los sueños y deseos en una realidad. Construir con palabras, universos que nos permiten ahondar en los anhelos más profundos y desarrollar a través de la elaboración literaria la satisfacción de deseos. La fantasía, ya no asumida como lo irreal, sino lo impensable, cobra vida en nuestro mundo desde mismo instante en que podemos plasmarlo de forma literal o metafóricamente en unas cuantas líneas. Es a partir de allí, que cuando lo sueñas, empieza hacerse realidad.

¿De dónde vienen los Sueños del Lapislázuli?


De la combinación del azul profundo del mar y el mágico color azul celeste de esta piedra, aparece UN ESPACIO PROPICIO PARA VOLVER A SOÑAR Y HACER DE éSTOS UNA REALIDAD, ante la necesidad de trabajar la palabra y la imagen como herramientas; siendo éstas el medio de expresión y transformación predilecto de los artistas para construir sociedades.


El lapislázuli es una gema metamórfica que desde todos los tiempos ha deslumbrado a la humanidad por combinar la belleza y exquisitez con el desconocimiento por parte de la mayoría de la población de esta piedra, como símbolo de la esperanza, de la cultura y del continuo redescubrir el mundo, y los sentidos. Catalogada como una gema de recepción, permite realzar los sentimientos y las sensaciones; al tiempo que permite la expresión de la luz espiritual, con lo cual, la expresión interna se dará de forma más armónica
Su característica primaria es que a pesar de hallarse escondida entre la tierra, su fuerza interna le permite incidir primordialmente sobre el mundo exterior.
Es el símbolo de la eternidad, pues nos recuerda que nada acaba ni nada termina en el universo, ya que el mundo se mantiene en un continuo equilibrio de cambio y movimiento. Simboliza la iluminación y la expresión espiritual entre los hombres que buscan ese algo que se oculta en las sombras y que nos permite día a día, superar nuestras limitaciones naturales por medio del deseo, los sueños y la persistencia.

 

Alejandro Jiménez-Schroeder

Director Lapislázuli Periódico

 

    

                                                                                                              

 


 

 



Ediciones anteriores
¡Ay, Joe! Lloramos tu partida, pero seguiremos bailando con tu legado
¿Derechos de autor o autores con derechos?
Alcanzando los sueños
Buscando las oportunidades para hacer tú sueño realidad. 
Cuando decidimos matar el silencio
Editorial navidad 2010
El arte de comunicar desde la represión: ¿y si el arte se queda sin internet?
El día del idioma entre la internet,la globalización y el spanglish
El idioma español y su fiesta
Etnias: la nueva expresión literaria y artística indígena a través de la internet.
Hay festival en cartagena y las contradicciones en su entorno.
Inicia un año engalanado en sueños literarios
L@ arroba en las mujeres
Lapislázuli periódico en la cumbre mundial de paz
Las letras en el fútbol: la expresión de un juego que une a la humanidad
Los individuos invisibles de las redes sociales
Museos en extinción: las bibliotecas familiares
Renovamos imagen para fortalecer nuestros principios
Voces femeninas en la literatura
álvaro Mutis - Su último Rostro
 

 

 

funlazuli
funlazuli
funlazuli
funlazuli
funlazuli