Lapislázuli Periódico - Cuando lo sueñes, se hará realidad



Editorial Mayo 2013

Rastros de una Cultura Afro colombiana
Por: Bertha Pulecio y Alejandro Jiménez Schroeder

¿Qué significa para ti, la vida de una persona menos en la faz del planeta?"

- ¡Soy negro! ¡Soy negro! pasó gritando aquel hombre que transitaba sobre la 7ª con Jiménez, y el cual inspiró esta breve reflexión. Gritó con su voz gruesa y ya no tan fuerte, pues su reivindicación se le quebrada por los años. Aunque su color de piel no fue lo que me llamó la atención, sus palabras me hicieron reflexionar en dónde tenía mi identidad. Aquel hombre, de edad mayor en su auto afirmación digna y orgullosa, me evocó la expresión del Joe Arroyo cuando al cantar su célebre canción "Rebelión", cuenta parte de la historia de nuestro continente, la historia de los negros, que desde épocas coloniales vienen luchando por sus derechos, y reivindicando una cultura que se ha convertido con el sincretismo en nuestra cultura, nuestra sociedad.

El pasado 21 de mayo se celebró el Día Internacional de la Diversidad Cultural, para reconocer la importancia de nuestras sociedades pluriétnicas y multiculturales, conmemorando el día que estableció la Asamblea General de las Naciones Unidas, el 20 de diciembre de 2002. Sin embargo, aún hoy en día nos cuesta trabajo reconocer nuestra historia.

Ahora, nos sumergimos de lleno en pleno siglo veintiuno, con sus avances científicos y tecnológicos. Medios de comunicación, globalización, democracia y Derechos Humanos hacen parte de nuestra cotidianidad, pero aún seguimos tan distantes de aquel mensaje que se originó hace más de dos mil años cuando uno de los hombres más importantes que han pisado esta tierra nos legó el mensaje, de "amados los unos a los otros", y aún me pregunto ¿por qué, para tanta gente, será tan difícil respetar la vida humana?

Abrí la página de noticias y en primer plano se retomaba el eterno debate del "Lenguaje y discriminación racial" ¿Cuándo la palabra "negro" se convierte en agresión?. «Un profesor de universidad pública había sido sancionado por usar en clase la expresión "trabajar como negro" a la cual, uno de sus estudiantes, aludió como racista» - Pasé la página, y «Dos entrenadores de fútbol demandaron al equipo de la liga profesional estadounidense Chivas USA por discriminación, alegando que fueron despedidos por no tener origen latino» ¿Banalidad? O que había allí más allá de lo superficial? Sin perder la fe en la humanidad, me quedé reflexionando sobre las formas de "discriminación racial" que se presentan cotidianamente, creyendo que son más que una moda o, la manipulación de la información, que de fondo lo que trata es ocultar nuestra realidad. La complejidad que surge entre las relaciones sociales y sus problemáticas, hasta relativizarlas a tal punto que se ha convertido en el nuevo cliché. ¿De quién fue la idea de homogenizar algo que por esencia es diversidad? El problema de estandarizar, es asumir todas las realidades desde una única verdad. La imposición de nuestro punto de vista desconoce no solo las otras posibilidades de asumirnos como seres humanos, más allá de una nacionalidad, más allá de una moralidad, o unos paradigmas.

Nuestra historia Negra – Un viaje a nuestra identidad

Transcurría el siglo XVI cuando centenares de embarcaciones arribaban a los puertos de diferentes lugares del "Nuevo Mundo" transportando a miles de africanos. Dichas embarcaciones permitían los mayores "intercambios comerciales", por lo que las personas que viajaban en ellos eran seres humanos secuestrados, esclavizados y vendidos como mercancías, para posteriormente hacerles desempeñar como mano de obra en los trabajos más difíciles, con tratos inhumanos y alta crueldad.
El arribo de estas poblaciones negras al continente americano se hizo a modo de la práctica aberrante de la esclavitud, practicada por europeos (portugueses, españoles, franceses, ingleses) en territorio africano, con destino a "sus colonias" y con principales centros de acopio en puertos de Brasil, Colombia, Panamá, Estados Unidos. Esto se tradujo en su comercialización y distribución por todo el territorio americano, y en su dinámica poblacional histórica en el continente, han mantenido su herencia genética y cultural, así como sus aportes en el mestizaje de sus descendientes en territorio en Norte, Meso, Sur América y el Caribe.


Los afrodescendientes desde sus comienzos han sufrido el abuso, la inequidad y la discriminación, siendo desconocidos sus derechos por parte de quienes discriminan, porque este trato de inferioridad social se asienta en la explotación socioeconómica del hombre por el hombre. Las verdaderas diferencias de hombres y mujeres se traducen en las riquezas de la heterogeneidad de las expresiones socioculturales, de nuestra gran diversidad de la raza humana.


En Colombia, estas comunidades se ubican a lo largo y ancho del territorio. La gran mayoría se asientan en las zonas costeras del Pacífico y del Atlántico, así como en territorio insular de San Andrés, Providencia y Santa Catalina. En los últimos años se ha dado la migración en gran escala de poblaciones negras hacia las principales ciudades del país, incremento notable derivado por el conflicto armado y la violencia que sufre la nación desde hace ya muchos años, y se ha radicalizado últimamente, aumentando aún más la vulnerabilidad y pobreza de estos grupos sociales.


Su expresión en la formación de la sociedad colombiana ha estado vinculada tanto en sus aportes laborales para el crecimiento de la economía, como en las expresiones artísticas, literarias y culturales, donde conjugan la tradición oral e histórica que simbolizan su verdadera descendencia africana, ritos y costumbres que prevalecen tanto en la funebridad como en el carácter musical, bailes y danzas de su expresión étnica; el folclor sobresale por la energía, intensidad y colorido en sus manifestaciones socioculturales. También es de reconocer los grandes aportes en áreas de la gastronomía; su destacada fortaleza y habilidad en los deportes; así como el reconocimiento en sus aportes a la academia, la etnografía y las ciencias aplicadas en el contexto nacional y latinoamericano.
Los elementos que conforman la cultura afrodescendiente se mezclan con otras expresiones étnicas y culturales, formando un sincretismo que generan nuevas tendencias y crean diversidad aún mayor, en un mundo que no se deja someter a la uniformización programada con la globalización. Es como si revirtieran y conjuraran un pasado de sufrimientos, que les ha proporcionado las herramientas necesarias para continuar dejando un legado, que merece ser compartido y conservado.

 

SUSCRíBETE PARA RECIBIR NUESTROS BOLETINES SEMANALES

* campo requerido

 

 

 

 


Editorial Anterior

 
    EVENTOS EVENTOS EVENTOS EVENTOS EVENTOS EVENTOS  


Vimeo IndependienteSíguenos en Flickr
Síguenos en YouTube
Síguenos en Twitter
Estados en Facebook