Lapislázuli Periódico - Cuando lo sueñes, se hará realidad



derechos autor

¿Derechos de Autor o  Autores con derechos?
Artistas y creativos en el debate de crear, copiar y compartir


Tras los grandes avances informáticos que presenta la Internet en los últimos años como la posibilidad de difundir material con otras personas a través de redes sociales y blogs, y la importancia que toman las nuevas tecnologías en el terreno de la comunicación, la economía y la política, el debate sobre de los derechos de autor, las patentes y el control de contenidos en la Internet toma importancia y reaparece con la puesta en escena de los proyectos de Ley Sinde (España), Ley Hadopi (Francia), Ley de los 3 strike (México), Ley Lleras (Colombia) que dejan en evidencia la necesidad de asumir la Internet como una realidad a la cual la sociedad debe adaptarse y los Estados reconocer como escenario de interacción social.
“Tras los avances tecnológicos que presenta el mundo actual, se hace necesario adaptar las reglas de juego para la sociedad “

“El conocimiento es poder”
Con los avances de las «TIC» (Tecnologías de la información y la comunicación) la frase sobre el conocimiento de Francis Bacon toma cada vez más vigencia en un mundo globalizado en el cual la posibilidad de acceder a los contenidos que se están produciendo en el otro lado del mundo en tiempo real marcarán la diferencia entre estar informado o no, y tomar las decisiones acertadas para incidir en una situación en particular.
El artista es un sujeto creador y con el pasar de los años, su trabajo cada vez es más reconocido a nivel social, pues sirve como instrumento de cohesión social, trasmisión de ideologías, de construcción de referentes culturales, o simplemente para mover los mercados. Es por ello que el papel del artista toma importancia al hablar de los derechos de Autor, y concebir el panorama como un sistema en el cual están en constante interacción el artista- la obra y el público. Si uno de estos tres factores llegara a faltar, desaparecerían.

Juan es un escritor que desde hace años ha venido trabajando en su primera novela. A pesar de leer muchos libros que le sirven de sustento para construir su universo literario, él se cuida de mantener distanciado su ejercicio creativo de la lectura. Muchas veces se ha preguntado sobre su estilo propio, y si la forma desenfrenada en que lee no es un lastre que le limita la creatividad y lo impulsa a plagiar las letras de los demás. A nivel elemental podemos definir el papel del Juan como el de un artista creador, pues a partir de su labor está produciendo un producto artístico que a través de inspiración, el trabajo y las transformaciones, han producido como resultado una nueva obra original. 
A partir de la anterior situación es posible comprender en primera instancia, qué son los derechos de autor. Luego de creada la obra Juan se preguntará con quien quiere compartir su obra con lo que buscará las licencias de difusión y finalmente, llegará a cuestionarse sobre la relación entre el artista y el mercado.
Algo que debe saber todo artista o creador nacido en un Estado que pertenezca a la OMPI es que tiene el derecho a que sus obras sean protegidas legalmente desde el momento de su creación, garantizado desde el marco legal la propiedad intelectual. Esta es entendida como “cualquier propiedad que, de común acuerdo, se considere de naturaleza intelectual y merecedora de protección, incluidas las invenciones científicas y tecnológicas, las producciones literarias o artísticas, las marcas y los identificadores, los dibujos y modelos industriales y las indicaciones geográficas"
Dado que el concepto Derecho de autor es un término jurídico que describe los derechos concedidos a los creadores de obras literarias y artísticas, éste se constituye en una figura legal bajo la cual cada artista puede hacer valer la paternidad sobre sus creaciones. Esta puede darse de dos formas: los derechos patrimoniales o de explotación, y los derechos morales.
Los derechos patrimoniales constituyen la forma en que el autor decide comercializar, difundir o compartir su obra. Los segundos son el reconocimiento a que tiene lugar el autor sobre la obra, y estos derechos son inalienables e intransferibles. Es decir…. lo que ha creado un artista, luego de haberlo registrado legalmente, nadie podrá usurparlo y así se garantiza que dentro de quinientos años, o en un milenio, “Cien años de soledad” seguirá siendo reconocida como una novela de Gabriel García Márquez, o la frase “Puedo escribir los versos más tristes esta noche” conforman el inicio de uno de los poemas de Pablo Neruda.
Hasta aquí no se presentan más problemas de los habituales, pues cada autor es poseedor de los derechos de propiedad intelectual, y los derechos conexos con los cuales difundir su obra. Para ello puede hacerse a herramientas como el copyright o el copyleft, respectivamente.

Juan ha registrado ante la Dirección Nacional de Derecho de Autor su novela, pero ahora no sabe como compartirla. Ha pensado que si la distribuye por su cuenta podrían “piratearla” y perder todo su esfuerzo, por lo cual pensó en compartirla entre sus amigos. El problema es que no tiene muchos amigos, y su intención es que su obra sea leída por todo el mundo. Al llegar a la editorial que le recomendaron, lo primero que le dijeron fue que allí la publicarían pero debería ceder todos los derechos conexos por un plazo de 15 años con el 1% de ganancia sobre material vendido. Sin embargo, a él no le gustó la idea ser usado por la editorial, y buscó a un amigo para imprimir por su cuenta. Allí el amigo le comentó sobre la posibilidad de sacar su libro con el Copy left
En el primero de los casos, copyright, constituye una licencia para disponer, manejar y controlar los derechos concedidos por el autor o el creador de una obra original, incluido el derecho a copiar, reproducir, distribuir y adaptar el trabajo con el consentimiento explícito del autor. Dicho uso por lo general está ligado no solo al reconocimiento de la autoría, sino a la retribución económica que recibe el artista por concepto de regalías.
El segundo caso, Copy Left, al igual que la anterior, constituye una licencia mediante la cual los artistas pueden disponer de sus obras para darlas a conocer y difundirlas mediante la premisa del reconocimiento de la autoría de la obra, y con la posibilidad de distribuir, copiar, transformar la obra o el trabajo libremente, bajo cierto tipo de características. Ejemplos de distintas licencias libres del copy left son GNU General Public License, BSD (Berkeley Software Distribution), Creative Commons (CC), Coloriuris, Art Libre, entre otras.
Con esta segunda propuesta se abre campo a la posibilidad de transformar la dinámica existente entre la obra artística y el público, pues pone en entredicho la función del intermediario. Por lo general, las limitaciones de circulación en las obras surgen en las restricciones que imponen las editoriales y la industria al buscar un lucro desde el control de la información.
Para comprender la importancia del conocimiento, pensemos un instante en aquel libro que publicó García Lorca en 1928- “Romancero Gitano” en el cual escribe “Verde que te quiero verde, Verde viento. Verdes ramas. El barco sobre el mar y el caballo en la montaña” y que para mí ha sido una inspiración para realizar una película. O en la Obra Hamlet, de Shakespeare, la cual estuvimos ensayando con nuestro grupo de teatro para hacer unas presentaciones. Sin embargo, nos asalta la duda sobre los Derechos de autor, pues no sabemos cómo podría usarlas sin llegar a cometer plagio. ¿Cómo solicito una autorización expresa del autor o representante legal, y qué ocurre con los Derechos de autor, luego que el autor haya muerto?
Esta situación es conocida como Dominio público, entendida como la situación en que quedan las obras literarias, artísticas o científicas al expirar el plazo de protección de los derechos patrimoniales exclusivos, que las leyes de Derecho de autor reconocen en favor del derecho habiente y que implica que pueden ser usadas por cualquier persona o corporación, pero siempre respetando los derechos morales (básicamente la autoría).
Otros beneficios que encontró Juan en publicar su obra bajo licencia Copyleft fueron:
1. Dar a conocer al mayor número de personas a su trabajo.
2 Permitir que otras personas compartan su trabajo libremente a terceros.
3 Controlar la forma en que otras personas usan su obra, para restringir la forma en que se copia, distribuye o transforma.
4 Reconocer en el libre acceso a la información una plataforma para la construcción del conocimiento y la licencia un marco jurídico desde el cual impedir cualquier apropiación indebida.

Con la nueva licencia que estaba a punto de sacar Juan, le rondaba la pregunta de ir por lo convencional o por la propuesta alternativa; y en ambos casos, pensaba cuál de las dos licencias le garantizaría sus derechos como autor, y más aún, le permitiría poder vivir de su obra.
Si bien es cierto que el uso de las licencias libres son propuestas relativamente recientes, que se han masificado con el uso de la Internet, éstas aún no son lo suficientemente conocidas por las personas del común, lo cual sigue generando muchas incertidumbres y mitos alrededor de las licencias libres como el hecho que no son lucrativas, o carecen de valides legal.
En contra de estas incertidumbres, día a día los esfuerzos por buscar un reconocimiento hacia el Copyleft hace que esta sea una alternativa ante la posibilidad de conectar a dos personas en distintos lugares del mundo para compartir, comentar, construir y crear desde una base legal, y así mitigar el inminente riesgo de plagio y/o utilización de la obra sin reconocimiento del autor o los propietarios.

“Internet: Facebook o Lapislázuli, cualquier medio para inspirarse”

Juan va entrando poco a poco en este mundo de la información, y se da cuenta que como creador tiene una responsabilidad muy importante a la hora de decidir cómo quiere difundir su obra. También comienza a preguntarse sobre la piratería, y como ésta realmente afecta su obra. No se trata de la ilegalidad, pues reconoce que, al apoyar otras alternativas está la posibilidad de que su obra sea salvaguardada, al igual que los derechos de su quehacer intelectual.

Referencias:
http://es.creativecommons.org/
http://www.youtube.com/watch?v=gq8p_rTs2Vo&feature=related
http://okfn.org/
http://artlibre.org

SUSCRíBETE PARA RECIBIR NUESTROS BOLETINES SEMANALES

* campo requerido

 

 

 

 



Ediciones anteriores
¡Ay, Joe! Lloramos tu partida, pero seguiremos bailando con tu legado
 
Alcanzando los sueños
Buscando las oportunidades para hacer tú sueño realidad. 
Cuando decidimos matar el silencio
Editorial navidad 2010
El arte de comunicar desde la represión: ¿y si el arte se queda sin internet?
El día del idioma entre la internet,la globalización y el spanglish
El idioma español y su fiesta
Etnias: la nueva expresión literaria y artística indígena a través de la internet.
Hay festival en cartagena y las contradicciones en su entorno.
Inicia un año engalanado en sueños literarios
L@ arroba en las mujeres
Lapislázuli periódico en la cumbre mundial de paz
Las letras en el fútbol: la expresión de un juego que une a la humanidad
Los individuos invisibles de las redes sociales
Museos en extinción: las bibliotecas familiares
Renovamos imagen para fortalecer nuestros principios
Voces femeninas en la literatura