Lapislázuli Periódico - Cuando lo sueñes, se hará realidad



 

 


Editorial Febrero - El arte de comunicar desde la represión
¿Y si el Arte se queda sin Internet?

El mundo está al alcance de un click, y tan solo con navegar por el ciberespacio se nos brinda la posibilidad de ir de un lado del mundo a otro en tan solo segundos; acceder a la información al instante para conocer las nuevas propuestas artísticas culturales de vanguardia que día a día se posicionan en la Internet tratando de colonizar este espacio que en ocasiones parece inhóspito.
El sueño de la inmediatez  y la simultaneidad es un sueño que con el Internet se ha hecho realidad. Creativos del otro lado del universo trabajan en proyectos colectivos; una joven adolecente escribe a diario en su blog, mientras los columnistas afamados mantienen al tanto a sus seguidores con capsulas noticiosas. Esas son algunas de las razones por las cuales a diario miles de artista no dudan en abrir esa ventana de internet para difundir sus obras, y acceder a aquel universo de información con el deseo de difundir su mensaje y poder “existir”. Lograr un reconocimiento que hoy en día está dado en el número de resultados que arroja una búsqueda en cualquier motor. Como la frase que dice: “sino está en internet, no existe”.
Pero esto solo fue el principio. La red global del conocimiento que inicialmente parecía ser solo para la transmisión de datos de una computadora a otra, fue evolucionando a tal punto de transformar la forma en que interactúa y se comunica la sociedad. Hablamos de la Web 2.0, una propuesta que revolucionó la Internet a tal punto de considerarla ahora como uno de los grandes logros de la civilización moderna.
La red, como se le conoce, es una superestructura que sobrepasa el poder político, económico, y de comunicación de cualquier organización, estado-o nación y que, sin embargo, en apariencia es un espacio sin límites que nadie controla. Este fenómeno, denominado por algunos como la tercera revolución tecnológica, se convierte en la que es quizás la herramienta de transformación más importante que ha tenido la humanidad, pues no solo funciona como un gran difusor de ideologías, tradiciones y culturas, sino además, consolida una base de confianza sobre la cual el ser humano está construyendo todos los niveles de su vida.
Hace algunos años el avance en la tecnología permitía a una persona la opción de organizar su vida desde una computadora: comprar sus alimentos, establecer relaciones interpersonales, pagar los recibos, divertirse y hasta mantener una sociabilización desde la concepción de un mundo virtual; ahora, la diferencia es que muchas estas actividades dejan de ser una alternativa para convertirse en única opción. Cabe entonces preguntarnos, ¿qué tan seguro es construir nuestra vida sobre esta plataforma?
Hace un par de semanas, la crisis social que se vivió en Egipto (Hosni Mubarak) tuvo como particularidad la restricción que hizo el gobierno en el acceso a Internet como medida de represión; sin embargo, esta no es la primera vez que un gobierno bloquea el libre acceso al ciberespacio, pues esta conducta es frecuente tanto en gobiernos de régimen autoritario, como  en aquellos que se precian de ser los líderes de democracia mundial. Sin embargo, gracias a la Internet, quedan fácilmente desenmascarados en sus modalidades de represión a la libertad de la información y expresión (ejemplo, el caso de Wikileaks).
La censura como herramienta de control en más de una ocasión ha coartado la expresión del espíritu por cuestiones políticas. El eterno dilema de la imposibilidad de reconciliar la libre expresión con la seguridad pública hace irreconciliable esta situación.
Pensemos un instante como a lo largo de la historia de la humanidad, el arte ha sido un motivo recurrente mediante el cual no solo se ha trasmitido la ideología de un grupo dominante, sino se han legitimado el poder de un grupo dominante bajo la concepción de concebir el arte como una herramienta de poder. Como respuesta a esta situación han surgido de forma paralela, marginada y muchas veces clandestina, las contraculturas, las propuestas alternativas que buscan salir del margen estético que determina el establecimiento y brindar alternativas ante la homogeneidad. Y sin embargo, la marginalidad siempre conlleva un rasgo de ilegalidad, que brinda el establecer distancia con la institucionalidad.
Una de las grandes transformaciones en la configuración de la sociedad que ha generado el Internet en el ámbito artístico, ha sido la democratización en el acceso al conocimiento y los medios de difusión en la medida que vuele la figura de los intermediarios innecesarios. Los artistas establecen una relación directa con los espectadores tal como se ha visto en el escenario de la música donde la Internet a desplazado a las grandes disqueras que han venido teniendo en los últimos años graves problemas pues ahora los artistas pueden distribuir sin restricciones.
En el ámbito de la literatura, las nuevas tecnologías han aportado a la difusión de libros virtuales que no solo han abaratado costos, sino permitido que muchas publicaciones que no tenían circulación en otros países, lleguen a los lectores a un bajo costo, o de obras literarias que consideradas clásicas como patrimonio de la humanidad sean publicadas para su libre acceso a través de la red. La creación de páginas web, blogs, y las redes sociales, día a día generan un directorio global que permite hallar en la inmensidad de internet tanto las propuestas de aquellos artistas de nuestro interés  como la de notables desconocidos.
Sin duda, el arte ha encontrado un nuevo aliado en la Internet, y las limitaciones que había tenido el arte de separar al artista de los medios de difusión, permite nuevas creaciones artísticas, heterogéneas en su multiplicidad de ideas y expresiones. Por citar un ejemplo, las propuestas de software libre, proyectos compartidos, el p2p, el copy left se convierten en grandes aliados de los artistas ya que les permite de manera sencilla poner en diálogo sus creaciones con otros usuarios de la Internet con la Web 2.0.
No obstante, la facilidad que brinda Internet se convierte en una ilusión en la que finalmente las posibilidades de expresar lo esencial termina convirtiéndose en una homogenización que está dada por el marketing y la moda. Por ello, es importarte que la obra de cada artista no sea una concepción premeditada. Es decir, el medio no puede convertirse en el fin, sino por el contrario, las posibilidades que brinda el internet de explorar, recrear, y transformar sea el sustento para que cada artista encuentre el mensaje que desea trasmitir.
Día a día, cientos de artistas intercambian su trabajo en sitios como Flickr, Blogger, Myspace, Oozer, Twitter y Facebook entre muchos otros, con la premisa que “lo que está en internet, nunca desaparece” y sin embargo, frente a un apagón de luz, la caída de los servidores, el ataque de Hacker, su existencia virtual desaparece sin rastro alguno.
Internet es un escenario que bajo conformación y constante cambio propicia transformaciones en la condición del ser humano. Una herramienta que por defecto desarticula la jerarquía y establece nuevo tipo de redes, es apta para generar las transformaciones y movimientos que se vienen dando (compartir e intercambiar información)
Bajo este panorama de posibilidades que brinda la era digital, los avances de la tecnología y los nuevos avances del espacio virtual, Lapislázuli Periódico ha venido mejorando la infraestructura en estos cinco años desde que el proyecto comenzó como un blog; y con los avances y transformaciones de la tecnología se hizo imprescindible seguir transformaciones de la web 2.0. Sin embargo, los vacíos legales, los dilemas morales de control de la Web, el derecho a la libre expresión, son discusiones que aún falta por darse.
A ti lector, quiero que veas en Internet una herramienta con la cual transformar el mundo desde la pluralidad, pero con la precaución de no convertir tu mundo en una sombra virtual, en la que la herramienta se convierta en el fin mismo. La virtualidad y las nuevas tecnologías son apenas una de las puertas que existen que te dan acceso a otros mundos.

Alejandro Jiménez Schroeder
Director Lapislázuli Periódico

 

 

Enlace recomendado

¿Qué hacer si su gobierno bloquea Internet?

SUSCRíBETE PARA RECIBIR NUESTROS BOLETINES SEMANALES

* campo requerido

 

 

 



Ediciones anteriores
¡Ay, Joe! Lloramos tu partida, pero seguiremos bailando con tu legado
¿Derechos de autor o autores con derechos?
Alcanzando los sueños
Buscando las oportunidades para hacer tú sueño realidad. 
Cuando decidimos matar el silencio
Editorial navidad 2010
 
El día del idioma entre la internet,la globalización y el spanglish
El idioma español y su fiesta
Etnias: la nueva expresión literaria y artística indígena a través de la internet.
Hay festival en cartagena y las contradicciones en su entorno.
Inicia un año engalanado en sueños literarios
L@ arroba en las mujeres
Lapislázuli periódico en la cumbre mundial de paz
Las letras en el fútbol: la expresión de un juego que une a la humanidad
Los individuos invisibles de las redes sociales
Museos en extinción: las bibliotecas familiares
Renovamos imagen para fortalecer nuestros principios
Voces femeninas en la literatura