Lapislázuli Periódico - Cuando lo sueñes, se hará realidad



 

Campus universitario se viste de colores para expresar su multiculturalidad.

Por: Alejandro Jiménez Schroeder- Lapislázuli Periódico

 


El campus universitario se vistió de colores para expresar su multiculturalidad; Lapislázuli Periódico estuvo presente para ser testigo de este nuevo despertar de las artes, y ser partícipes de la alegría contagiosa -de la población propia y de los muchos visitantes nacionales y extranjeros que circulan a diario por sus predios- en esta expresión del ser humano con sueños lúdicos, o para darle otro respiro a la vida, o para burlarse de situaciones excluyentes u opresoras, símbolos de catástrofe.


En la Universidad Nacional de Colombia se llevó a cabo entre el 20 y el 25 de septiembre pasado la Semana Universitaria en las distintas sedes de país: evento que busca resaltar y visibilizar las actividades académicas, artísticas y culturales que se realizan a lo largo del año en una de las universidades más importantes de América Latina; así genera un espacio para la reflexión, la apropiación e identificación de los miembros de la comunidad académica con su Universidad y con el país, en muy diversas formas de expresión.


Este año, a diferencia de los años anteriores, la celebración se vio enriquecida con la puesta en escena y recuperación del Carnaval Universitario 2010 durante tres días. Junto con las otras diversas actividades académicas hicieron de ésta, una semana inolvidable. Con el lema “Hacia la reinvención del carnaval universitario” se llevó a cabo una de las muestras culturales más significativas que han acontecido en la Universidad en los últimos años.


¿Qué buscaba? En parte, recuperar el carnaval estudiantil en la UNAL, que surgió en el año de 1924 y se realizó anualmente durante la siguiente década; y luego, esporádicamente, como lo expresan con recuerdos de tiempos ahora lejanos, algunos egresados de los años 50 y 60. Sin embargo, el fin último de esta reinvención fue propiciar un espacio de múltiples diálogos e integración; una ocasión para promover la convivencia y creatividad artística entre la pluralidad, encaminada a resignificar colectivamente el Carnaval Universitario.


El evento contó con la participación tri-estamentaria de la comunidad universitaria con la integración de estudiantes, docentes y personal administrativo; y en lo que se constituye como una apuesta en la construcción de un campus más amable dentro del principio de reconocimiento de la diversidad, el carnaval integró también las voces de niños y de adultos, de pueblos indígenas y de comunidades afrodescendientes con sus comparsas.


Hoy, la propuesta de recuperar el carnaval universitario se plantea como utopía para plasmar los deseos, anhelos y expectativas de cada una de las regiones, de cada una de las múltiples culturas, en la construcción de nuevos tejidos sociales, diversos, incluyentes, participativos, como los de aquellos que vivieron ilusiones durante la comparsa e hicieron remembranzas al carnaval de antaño que salía en desfile por la ciudad capital.