Publicado: 12/04 /2018

Conversaciones desde el otro lado: Thierry Harribey desde la Galería Neebex

foto

Entrevista Por: FUNLAZULI /  Alejandro Jiménez Schroeder @funlazuli

 

Como muchas cosas en la vida, o casi todas, llegué a conocer a Thierry por casualidad: un amigo me llevó a su galería un día de inauguración. Luego de intercambiar algunas palabras, vi que este personaje había captado mi atención. Para quienes reconocen Bogotá, sabrán que con el paso de los años será cada vez menos probable sorprenderse por cruzar en su camino con estos extranjeros que visitan nuestro país, y que con dificultad podrían pasar inadvertidos en el paisaje de La Candelaria. Sin embargo, este “extranjero” o “exiliado” como se refiere a sí  mismo, de alguna manera atrapó mi atención, y me atreví a pedirle una entrevista;  y él, de forma muy amable (a modo de juego) concedió a hacerme una entrevista.


La idea de que me entrevistara Thierry de por sí, era rara y  se salía de todo orden, pero ante la posibilidad de reconocer en un juego nuevas posibilidades, decidí  invertir aquel rol de quién pregunta y quién responde. Esa fue una entrevista rápida en donde me preguntó: “¿Cómo te llamas?; Si fueras un objeto de lujo, ¿qué serías? y este objeto ¿Cómo lo imaginas?; Si fueras un pedacito de basura ¿Qué serias?; Si fueras la rueda de un carro ¿Cuál serías?


Las preguntas que me hizo por un lado me permitían ver desde el otro lado su forma de ver el mundo, pero sobre todo, cuáles son sus preocupaciones. Pues, una pregunta por sí misma, no se descarta. Dice mucho de quien pregunta, de lo que quiere saber, y de lo aspira llegar a saber.  Nos sentamos en el piso (me contó que se sienta con frecuencia en el piso) y allí nuevamente retornamos a nuestros roles en donde yo le preguntaba sobre su vida, su labor y su quehacer como promotor cultural.


Thierry tiene una hermosa familia: mujer, dos hijos (que viven en Francia) y hasta un perro; pero esta que podría ser una escena de la cotidianidad, nada haría pensar en qué forma las decisiones y causes de la vida nos van llevando por caminos diferentes, a lo que solemos llamar “vida normal”. Asiduo lector, apasionado por los libros de ciencia ficción, y un explorador constante. Se define como felizmente ateo, y está convencido en que cada quien puede hacer con su vida lo que quiera, mientras no joda a los demás.


Le encantan las primeras obras de cineastas como David Lynch (Eraserhead, o el hombre elefante) que son películas particularmente interesantes por hablar de la fascinación por lo que es diferente, lo que no es normal, lo que no hace parte del canon de la sociedad; y de los peligros que hay que sobrellevar cuando vives con estos tipos de anormalidad.

 

 

FUNLAZULI:   ¿Quién eres, y cómo crees que te ve la gente?
Thierry: Como la gente me ve, yo no tengo ninguna idea. Hace poco tiempo una persona me dijo que era un señor que intentaba hacer cosas;  y creo que algo de eso soy. Yo no conozco mucho de nada, y en este momento, mi objetivo es el de aprender cosas y el de dar a conocer cosas.


FUNLAZULI:   ¿Dónde empieza tu historia?
Thierry: Yo nací en la costa sur de Francia, en la costa Mediterránea, en una ciudad que se llama Nîmes.


FUNLAZULI:   ¿Cómo llegas a Colombia?
Thierry: La historia que nos conecta en un tiempo y espacio determinado, tiene que ver con el azar, como muchas historias en la vida. La compañía de seguros en la que trabaja estaba buscando un director para la filial de Bogotá y vine como expatriado, y Colombia era uno de los países que no conocía, y decidí saltar el paso; pero pasó lo que pasa con muchos extranjeros: me enamoré de Colombia, y me desenamoré de mi trabajo. Un día me quité la corbata, me quité el traje, y decidí hacer totalmente otra cosa. Son los caminos de una vida profesional normal. Empecé con cosas jurídicas, luego como las cosas jurídicas son muy aburridas, en término general, empecé a interesarme por cosas más de mercadeo y manejo internacional, pues es muy agradable viajar.


FUNLAZULI:   Cuando trabajaste en seguros ¿qué profesión ejercías?
Thierry: Mercadeo y manejo de estructuras interrelacionales.


FUNLAZULI:   De tu vida en Francia a tu nueva vida en Colombia, fue cambio drástico, un giro de 360 grados ¿Por qué?
Thierry: Si quieres cambiar algo en tu vida, es buena ocasión para cambiar todo. Pero siempre hay conexiones. Si manejas una empresa, cual sea, te toca conocer un poco de derecho, un poco de finanzas, un poco de contabilidad, de mercadeo, de recursos humanos. Aprovechas de tus conocimientos anteriores para aplicar a la situación en que vives.

FUNLAZULI:   ¿Cuándo llegaste a Colombia?
Thierry: A Colombia llegué en el 2009. El proyecto de la galería empieza en febrero de 2012.


FUNLAZULI:   ¿Por qué crear una galería?
Thierry: Siempre viajando, o de vacaciones, uno de mis pasos obligados es visitar galerías, museos, espacios donde se presentan artes. Cuando llegué a Colombia había unas 20 galerías. Las grandes galerías que todavía existen, que presentaban un aspecto del mercado del arte que es bastante clásico, y yo estaba buscando cosas más experimentales, perturbadoras, y poco más de mal gusto de lo que se podía ver en estas 20 galerías.  Ahora la situación es un poco diferente porque en Bogotá tenemos como 80 galerías de espacios independientes lo cual es buena cosa. Entonces, como no estaba encontrando lo que estaba buscando, decidí comprar un espacio e instalar una galería con cosas que me gustaban ver.
FUNLAZULI:   ¿Y cuál es la particularidad de Neebex?
Thierry: En esta galería presentamos artistas jóvenes, emergentes; hacemos poster de estudiantes; hacemos distribución de fanzine, ediciones independientes, cosas muy gráficas, cosas al límite de lo pornográfico y de la violencia. Todas estas cosas que nos hacen aprovechar mucho más la vida cotidiana y cosas que pueden sorprender, que pueden disgustar, que pueden gustar… cosas que pueden dar emoción. Si no dan emoción al visitante es porque la exposición, o el objeto, no es para el visitante.

LA COMODIDAD

FUNLAZULI: Me llama la atención que a medida que avanza nuestra conversación, se hace más evidente una perspectiva, una forma de ver los temas que no es necesariamente eso lo que conocemos como el lugar común, sino todo lo contrario: es una búsqueda por lo irreverente,  una disposición de reconocer lo diferente, de generar rupturas con lo tradicional y lo convencional ¿Podríamos decir que están en búsqueda de ese “otro”?
Thierry: ¡Claramente! Hay espacios que presentan lo clásico, lo necesario, lo normal; hay personas  que buscan lo necesario, lo cotidiano, lo normal. Creo que toca que haya espacios que presenten cosas que no hacen parte de lo cotidiano, de lo normal y lo clásico.


FUNLAZULI:   ¿Y por qué son esos espacios necesarios para una sociedad?
Thierry: Creo que si no hay espacio para el anormal, el perverso, lo que está afuera del cotidiano, no hay posibilidad de comparar con la gente cotidiana, y no hay posibilidad de salir un poco de la normalidad. Nos sabríamos lo que es la normalidad, porque cada uno de nosotros tiene una perversión, afuera o escondida, pero cada uno tiene su anormalidad, espero. ¡Yo la tengo! Ustedes… no sé.

 “Creo que tengo muchas anormalidades escondidas, que no es necesaria revelar al público. Tengo esta  fascinación por lo que sale del cotidiano, porque definitivamente en muchos aspectos soy una persona muy normal”. Thierry

 

 

FUNLAZULI:   En un museo que se incendia ¿a quiénes deberíamos rescatar primero?
Thierry: Al primero que llegue. No hay artistas más importantes uno que otro. Sería feliz si el primero que salvo es un Picasso, pero no más. Creo que más que la obra misma, lo importante es la dinámica que generaron cada uno de estos artistas que existieron desde el principio de la humanidad.
FUNLAZULI:   ¿Qué requiere un proyecto para formar parte de la Galería Neebex?
Thierry: ¡Que me guste! No importa si son comerciales, o no. Hay proyectos comerciales que son totalmente válidos también. A mí me gusta vender porque es la garantía que siga el espacio y pueda organizar mis exposiciones; la “vendibilidad” de una obra no es per sé una condición necesaria para exponer acá. Un artista puede venir aquí a presentar sus proyectos. Siempre digo que no existen malos proyectos, sino  proyectos más adaptados a otros espacios.
“Para mi hay calidades en el imperfecto, o en el desperfecto” Thierry
FUNLAZULI: ¿Qué consejo te darías a ti mismo si pudieras viajar al pasado?
Thierry: Haga lo que sea que de todos modos, todo va salir bien. Hay una frase que me gusta mucho de un autor muy profundo, que dice: “Everything will be okay in the end. If it’s not okay, it’s not the end”.
FUNLAZULI:   ¿Con qué sueñas?
Thierry: A futuro, mi única esperanza es encontrar huellas de vida extraterrestre, y en algún momento de inteligencia extraterrestre. Y también, que el ser humano descubra una manera más rápida de viajar que la luz para ir lo que pasa en otros mundos.
FUNLAZULI:   ¿Quisieras decir algo más a nuestros lectores?


Thierry: Que disfruten mucho de la vida, que disfruten mucho del arte. ¡Y que salgan del marco siempre!  

No podíamos terminar sin agradecer a Thierry la entrevista que nos ha brindado y esperamos que ésta sea una ocasión para que nuestros lectores se animen a seguir sus sueños, y hacer éstos una realidad.

 


  • #MuchasGracias
  • Entrevista
  • francés
  • Galería Neebex
  • Gestor Cultural
  • Conversaciones
  • Thierry Harribey

AUTOR

Alejandro Jiménez Schroeder

Autor

Publicaciones Recomendadas

Blog

medios Aliados